‘The hands resist him’

‘The hands resist him’Compra una ganga por eBay y resulta ser un cuadro embrujado.

Circula por Internet una leyenda según la cual, en febrero del año 2000 un aficionado a la pintura puso en venta un cuadro del pintor americano Bill Stoneham fechado en 1972: ‘The hands resist him’ –Las manos lo sostienen-.

Según el autor de la obra, se trata de un autorretrato de cuando tenía 5 años y representa los límites entre la vigilia y el sueño, la realidad y la imaginación. El autor –el niño- está de pie delante de un escaparate, al lado de una muñeca sin ojos de aspecto un tanto macabro. Al otro lado del escaparate, en la penumbra, un conjunto de manos sin cuerpo y sin rostro presionan contra el cristal y parecen querer agarrar al niño.

Ya de por sí la obra de Stoneham resulta un tanto peculiar, pero si se le añaden algunos espíritus y unos cuantos sucesos paranormales, se convierte en todo un cuadro maldito. Así ocurrió aquel invierno del año 2000 cuando el propietario puso en venta el cuadro en el portal de subastas eBay, asegurando en la referencia que, quien adquiriera el cuadro, estaría comprando también su maldición –algo que, al parecer, para muchos era un atractivo añadido para su compra-.

En la década de los 70 el actor John Marley adquirió el cuadro, que luego pasaría a manos de un coleccionista de California. Durante varias décadas se le perdió la pista a la obra, que apareció años más tarde en una fábrica de cerveza abandonada para ser rescatado por un anticuario que, finalmente, se lo vendería al propietario que decidió subastarlo en Internet –desde luego, la historia de ‘The hands resist him’ era lo suficientemente liosa como para despertar la atención de compradores potenciales-.

Según el vendedor, el porqué del abandono de una obra tan interesante cobró sentido cuando, después de tenerla unos días colgada en la pared de casa, él y su esposa se dieron cuenta de que el cuadro hacía ‘cosas raras’: los niños del otro lado del cristal parecían ‘pelearse’ todas las noches, y la figura principal se ‘despegaba’ del cuadro, como si quisiera salirse de él.

El anuncio fue todo un éxito, al menos en lo que a visitas se refiere: más de 30.000 en apenas cinco días. Finalmente fue adquirido por una galería de Michigan por algo más de 1.000 dólares. Poco después empezaron a surgir nuevas leyendas sobre supuestos nuevos propietarios que habían llegado a oír voces provenientes del cuadro.

Aprovechando el tirón, Bill Stoneham realizó una nueva pintura inspirándose en la original: ‘Resistance at the Threshold’, –Resistencia en el umbral– una especie de secuela en la que el autor avanza varias décadas y muestra a los mismos personajes 40 años después. Los dos cuadros se pueden ver y adquirir en la web del autor, que además recoge algunas curiosidades sobre estas obras así como un ‘trailer’ sobre la historia maldita del cuadro.

 

 

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.