‘The Guest’

'The Guest'

Violencia ochentera que intriga y da risa.

Lo mejor de esta película de Adam WingardV/H/S, Tú eres el siguiente– es que desde el primer minuto abre una expectativa argumental que mantiene el desconcierto durante toda la proyección. ¿Quién es ese extraño joven que se cuela en casa de la familia Peterson?

La versión oficial, la que el propio protagonista le vende a sus anfitriones el día en que, sin previo aviso, se presenta en la puerta de su casa, es la de que es un compañero de su hijo Caleb, fallecido en Afganistán mientras se encontraba de misión. David –Dan Stevens, Caminando entre las tumbas, El quinto poder– es un muchacho educado, atractivo y servicial que en seguida encaja en una familia que aún intenta superar la muerte de Caleb y que no duda en acogerlo durante unos días. Pero pronto empezarán a suceder cosas extrañas en el vecindario y surgirán las dudas acerca de quién es realmente David.

Wingard lo enrevesa todo bastante para que la explicación no resulte tan obvia. De hecho, se diría que está todo tan oscuro que al final el problema es que no sabemos con demasiado detalle cuál es el origen de toda la situación que se ha generado. La violencia está presente prácticamente desde que el protagonista pone un pie en la calle, momento en el que al director le da por hacer una regresión a la estética ochentera con una ambientación musical que resta tensión a los enfrentamientos pero que hace que la película sea más divertida. La mezcla funciona y la película es entretenida dentro del disparate generalizado y a pesar de que al final el argumento no hay por dónde cogerlo.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.