Terror japonés

Hospital embrujado de Fuji QEl ‘Hospital embrujado’ del Fuji Q es la casa del terror más grande del mundo.

Casi todos los parques de atracciones más importantes de Japón cuentan con una casa del terror, pero ninguna tan importante como el ‘Hospital embrujado’, también conocido como el ‘Laberinto de los horrores’.

Cerca del Monte Fuji, y a unas dos horas de distancia de Tokyo, se encuentra el Fuji Q, un parque de atracciones famoso, entre otras cosas, por su atracción más terrorífica: el’‘Hospital embrujado’. La visita a este edificio dura aproximadamente una hora. Sesenta minutos de pánico, en estancias con paredes ensangrentadas, perseguidos por zombis y bajo la atenta mirada de un sospechoso equipo médico que revoluciona los latidos del corazón.

La afición de los japoneses al terror es palpable en esta sangrienta ficción hospitalaria en la que solo pueden participar grupos muy reducidos -20 personas- de visitantes durante cada pase -de ahí que en ocasiones la espera en la cola pueda ser de hasta cinco horas-. Al entrar, una enfermera con cara de pocos amigos hace la presentación de la visita en lo que se supone que es la recepción del hospital. No correr, no tocar, no abandonar el grupo, no sacar fotografías… son algunas de las normas básicas del recorrido, que se realiza en grupos aún más pequeños -unas 5 personas- a los que se les facilita una linterna para que puedan seguir avanzando por los pasillos y estancias del edificio. Para los que nos se vean capaces de llegar hasta el final con la experiencia, a lo largo del camino existen varias puertas de retirada que facilitan la salida directamente a la calle.

Por otro lado, El Fuji Q cuenta con otras atracciones importantes en el exterior, entre ellas, una enorme montaña rusa, de manera que la visita a las instalaciones vale la pena con o sin casa del terror.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.