Terapia psico-fisiológica: el efecto placebo

PastillasEl poder de la mente es tal que puede hacer que mejore el cuadro sintomático de una enfermedad sin necesidad de emplear ningún fármaco.

Hasta el 35 por ciento de los pacientes de una amplia variedad de enfermedades podrían ser tratados únicamente con soluciones inocuas que, llegado un punto, adquieren las mismas capacidades que los fármacos, al menos a nivel de resultados.

Este porcentaje fue estimado por primera vez en 1955 la obra The poweful placebo, de H.K.Beecher. Sin embargo, en estudios posteriores se ha demostrado que esta cifra podría ser del 70 o incluso en la totalidad de los pacientes, en función de la enfermedad que sufran.

El efecto placebo es un fenómeno psico-fisiológico que al parecer se registra en el ‘núcleo accumbens’ del cerebro, un grupo de neuronas localizadas en el encéfalo que podría tener especial protagonismo en en emociones como el miedo, la risa, el placer, la adicción o la recompensa.

La correcta estimulación de esta zona del cerebro es capaz de provocar cambios en los síntomas de un paciente aquejado de una determinada enfermedad o dolencia.

Los experimentos que se llevaron a cabo a mediados de la década de los 50 confirmaron que el ‘efecto placebo’ es el método terapéutico más antiguo de la historia, ya que los conjuros o el uso de sustancias ‘esotéricas’ -sangre de serpiente, colmillo de cocodrilo, etc- son capaces de sanar en base a este ‘engaño’ del cerebro, que interpreta como cura una sustancia totalmente inocua.

Por el momento se desconocen cuáles son los mecanismos exactos que intervienen en este proceso, pero es posible que la liberación de endorfinas en momentos de ansiedad tengan algo que ver en el efecto narcótico que ‘adormece’ los síntomas de una enfermedad haciendo que los pacientes experimenten mejoría.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.