‘Tengo en mí todos los sueños del mundo’

Tengo en mí todos los sueños del mundo

Tengo en mí todos los sueños del mundo

La Primera Guerra Mundial fue el escenario de muchos dramas pero también de grandes historias de amor que hicieron que muchos se aferraran a la esperanza de un mundo mejor

Tomando prestado un verso de un poema de Pessoa, el escritor, periodista y guionista de televisión Jorge Díaz abre en Tengo en mí todos los sueños del mundo, una ventana a la humanidad en un período histórico en el que los sentimientos también parecen racionarse.

Una novela inspirada en un hecho real para abordar una de las tantas sombras de la evolución humana durante un conflicto en el que a pesar del dolor y del sufrimiento siempre hay quienes encuentran una brecha por la que respirar su porción de esperanza.

‘Tengo en mí todos los sueños del mundo’ pone rumbo a Buenos Aires

Se trata de una novela coral en la que con una prosa audaz y de ritmo intrépido como la propia travesía el autor narra el viaje de un grupo de personas que se embarca en Barcelona con rumbo a Buenos Aires.

Es abril de 1916 y el Viejo Contienente se encuentra inmerso en la Primera Guerra Mundial. El ‘Príncipe de Asturias’, un moderno y lujoso buque de la naviera Pinillos, es una de las últimas esperanzas para algunos afortunados viajeros que tienen la posibilidad de huir hacia América. Un viaje en el que parecen dejar atrás mucho más que esa Gran Guerra.

Los personajes de Tengo en mí todos los sueños del mundo arrastran consigo una contienda interior. Viejos amores, matrimonios fracasados, negocios dudosos, promesas incumplidas, deserciones, tráfico ilegal de mujeres, historias de burdeles, huidas… Y al mando de todas estas historias, el capitán José Lotina, un enamorado del mar que ya ha olvidado cómo es la vida en tierra firme pero que asume las responsabilidad de conducir los sueños de sus pasajeros hasta buen puerto.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.