Tenerife quiere limitar el número de licencias para la observación de cetáceos

licencias para la observación de cetáceos

Cetáceos en Tenerife

El Cabildo insular insta al Ministerio de Transición Ecológica a suspender la concesión de licencias para la observación de cetáceos hasta que se haga un estudio sobre la capacidad de carga de la Zona de Especial Conservación Teno-Rasca

Se trata de una actividad recreativa con mucho éxito en la isla. Precisamente por este motivo, el Cabildo de Tenerife considera que sería muy favorable para la conservación del medio la limitación de las licencias para la observación de cetáceos que se están concediendo a las embarcaciones de recreo dedicadas a estas salidas turísticas.

La observación de cetáceos reúne cada año a más de 700.000 turistas en Tenerife, lo que la convierte en la segunda actividad más realizada por los visitantes, y es una de las que más repercusión económica genera, con más de 26 millones de euros en ingresos anuales. Alberto Bernabé, consejero insular de Turismo, detalla en la carta presentada al Ministerio que de las 30 licencias que había en 2014 se ha pasado a las 70 de la actualidad.

“En parte este es un dato positivo, ya que implica que muchas embarcaciones que se dedicaban a esta tarea de manera ilegal hayan dejado la clandestinidad atrás, pero también es alarmante que en un lustro haya crecido el sector en un 133 %”, apunta Bernabé.

El Cabildo de Tenerife apuesta por la sostenibilidad en sus aguas

Hasta que no se haga un estudio para comprobar el impacto que estas actividades están teniendo en zonas protegidas, no deberían concederse más licencias para la observación de cetáceos. El Cabildo de Tenerife ha sido muy claro en sus peticiones al Ministerio de Transición Ecológica.

Bernabé ha subrayado que en la actualidad no es necesario cumplir ningún requisito específico para que el Ministerio otorgue una licencia y que, una vez concedida, hay “muy poco control sobre las embarcaciones”. Por todo ello, y al objeto de garantizar la viabilidad de dicha actividad, solicita la suspensión de concesión de permisos, como mínimo, “hasta que se finalice el estudio de la huella que dejan estas embarcaciones en la zona perteneciente a la Red Natura 2000, y que debería contar con el mismo nivel de protección que el Parque Nacional del Teide”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.