Televisión lenta

Televisión lenta

Sakte-TV

Nunca se sabe lo que puede pasar, aunque lo más probable es que no suceda nada

Nació en Noruega en 2009 y a pesar de que se trata de un concepto bastante arriesgado en un mundo en el que la inmediatez y el ritmo tienen tanta importancia, la televisión lenta no ha dejado de ganar público desde entonces.

Las emisiones duran en torno a las 18 horas y se realizan a través de la televisión pública noruega, donde reciben el nombre de Sakte-TV que se ha traducido como ‘televisión lenta’. El formato se ha exportado ya a varios canales de Los Ángeles (EE.UU) y ha inspirado parte de la programación de la BBC 4. Según sus creadores el éxito de esta fórmula está en que aporta credibilidad al espectador en una época en la que muchos de estos valores han entrado en crisis.

El secreto de la televisión lenta

En principio no parece que hay realmente una fórmula mágica para la realización de este tipo de programas. En realidad todo es muy sencillo: una cámara graba sin interrupción absolutamente todo lo que pasa.

¿Hay expectativas de que pase algo? Tal vez, pero lo más probable es que nunca suceda nada. Así que siéntese y disfrute del momento, que puede ser ver cómo el capitán de un barco navega por un fiordo o cómo una entrañable señora teje un jersey de lana para su nieto.

Ni siquiera se trata de documentar la realidad más emocionante. La televisión lenta consiste únicamente en estar ahí, mostrando cualquiera de esas actividades que en opinión de los noruegos le dan valor a la nación.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.