Teatro ‘Pérez Minik’: R.I.P

Desde la Asociación ‘Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo’, deploramos el contenido del artículo informativo publicado por La Opinión -16 de noviembre de 2013- sobre la inmediata demolición del teatro Pérez Minik.

Consideramos que  se confunde a la opinión pública con unos datos tendenciosos y el testimonio sesgado de una fuente oficial e interesada a la que, sin duda desde la buena fe, han acudido para contrastar el primer aviso, procedente de la Asociación, sobre la sospechosa irrupción de personal técnico “gubernamental” en las inmediaciones del recinto. Una vez pactada con ustedes la primicia, reciben la respuesta institucional de que no hay prevista ninguna demolición. A las pocas horas, desde el gabinete de prensa de la Consejería afecta, se contradicen y les cuelan las verdaderas y subrepticias intenciones que ustedes publican sin, a su vez, haber contrastado la nueva información con el origen de la noticia que se proporcionó desde aquí.

Es lamentable el tenor falaz y manipulador de quien les dictó el contenido literario. El testimonio del técnico que visitó las instalaciones a primera hora de la mañana, no dejó lugar a dudas: Venía a evaluar la retirada de tuberías tóxicas por su contenido en amianto que no contaminan mientras están instaladas, pero que es imprescindible retirar antes de una demolición para que no se mezclen con los materiales de derribo. Era evidente la intencionalidad que, en primera instancia, se les comunicó a ustedes, porque para esta parte no había ninguna duda.

Consideraciones y rebatimiento a criterio de la Asociación que suscribe:

No existen escombros que retirar en el recinto, pues los moradores que actualmente lo habitan, tienen limpio y despejado lo que antes, sí en efecto, era un vertedero. Solo hay unas tuberías recogidas en un rincón y dos pilas ordenadas de losas chasneras, pendientes de su reinstalación en una posible  rehabilitación futura.

La demolición del inmueble lleva consigo la expulsión de las 17 personas que actualmente cuidan el entorno, protegen el espacio y actúan como auténticos e improvisados vigilantes de este patrimonio ciudadano.

Supone una imprudencia temeraria el riesgo que provocaría su ausencia con respecto a los edificios BIC del antiguo colegio y la capilla, pues al día siguiente se verían invadidos por okupas desamparados, marginales y de alto riesgo,  como sucedía años atrás, antes de que apareciera el grupo actual.

–  La misma Consejería que va a proceder a la demolición, es la misma que debe proporcionar una alternativa digna de supervivencia a quienes va a expulsar de un enclave ruinoso. Las reiteradas muestras de incapacidad para tratar Asuntos Sociales y la cotejada ausencia de valores humanitarios exhibidos continuamente por la titular de la Consejería, invitan al escepticismo y desconfianza al respecto.

–  La maniobra subrepticia (no se ha contado con ningún otro foro ni formación política afecta al problema ni, por supuesto, con esta Asociación, en nombre de una participación ciudadana, ignorada y menospreciada en contra de lo legislado), supone la prolongación evidente de un proceso urbanístico especulativo que se inició con la operación de compra-venta del Colegio de la Asunción (29.375,40 m2, año 1980). Una maniobra con indicios de expolio (Valor de tasación: 724.520.933 pesetas. Pagado a la Congregación: 108.032.596 pesetas. Descontados por deuda de plusvalías: 40,600.000 pesetas. Total, se pagó 61.432.596 pts. por lo que valía 12 veces más. Magistral negocio que se completó con la sospechosa construcción del Hotel Escuela en el interior del Parque). La inercia especuladora continúa con la demolición prevista. El teatro está en un lamentable estado ruinoso, pero es evidente que el abandono pasivo y los efectos de la intemperie en siete años, no han sido motivo suficiente para una destrucción tan brutal y, sin duda, intencionada.

–  Como reiterada reivindicación de esta Asociación: ¡Que se abra la capilla neogótica, Bien de Interés Cultural, anexa al antiguo Colegio (también BIC)!

Coste, cero. En perfecto estado de conservación. Valiosísimas vidrieras (S. XIX)

Excelente acústica, aprovechable para eventos musicales (Conservatorio, Banda Municipal). Solo es abrirla, limpiarla y ofrecerla a actividades culturales dignas y apropiadas a este desaprovechado privilegio patrimonial. Al tiempo que revitalizaría la zona urbana anexa al Paseo de Asuncionistas, actualmente deprimida por el abandono institucional y el desinterés y desidia del Consistorio, dedicado en exclusiva a otras  áreas más céntricas.

Conclusión final: Desde esta Asociación agradecemos el apoyo que siempre hemos recibido de los medios de comunicación en general, y de La Opinión en particular, a quien reconocemos su buena fe y mejor intención. Pero en este caso puntual, por razones obvias, necesitamos compartir con ustedes, y con la opinión pública, nuestra leal discrepancia.

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.