Factoría de ficción

Tiene el típico flequillo de ñoño y va maquillado como una puerta para camuflar el improbable vello facial de un aspirante a adolescente que deja sin respiración a las jovencitas de todo el mundo. Creo que nació dentro de una botella de Möet Chandon con la etiqueta de la factoría Disney y el código de caducidad impreso en la nuca. Es Justin Bieber y esta semana lo hemos tenido hasta en la sopa.