Rostros sin sonrisas

Las desgarradoras imágenes que nos llegan estos días de Gaza nos pone la carne de gallina. Aunque, generalmente y por desgracia, sólo se queda en eso. En unos sarpullidos que pronto desaparecen de la piel. Nos impresionan al principio, pero terminamos acostumbrándonos.