‘La mujer de negro’. Un paseo en el tren de la bruja.

Fantasmas y casas encantadas en un ambiente de ‘terror gótico’ bien construido que sin embargo no hace justicia a la novela de Susan Hill y que no alcanza la tensión de la genial puesta en escena de su adaptación teatral.