¡Qué malos son!

Nos fueron mostrando lo malo que eran. Rebuscaron en sus vidas privadas. Husmearon en sus vacaciones y, sembrando la duda, nos cotillearon, por ejemplo, como se fueron de cruceros (igual que hacemos muchos de nosotros gastando exactamente lo mismo, pero ellos, claro, es otra cosa. Es el enemigo a batir).

Botes de humo para ocultar las miserias

Tirar la piedra y esconder la mano es uno de los deportes más populares y practicados en este país. Generalmente, esa sucia faena suele ir acompañada de lanzamientos de botes de humo que son arrojados sin miramiento alguno contra la frente del prójimo para tratar de ocultar las miserias propias y malas praxis de los que lo practican.