Política “de interés general”

Qué curioso esto del “interés general”, porque a mí no me interesa en lo más mínimo. Y sin embargo, es el apelativo al que se aferran nuestros gobiernos para metérnosla doblada. El “interés general” de las aguas canarias, del derbi, de la licitación de obras eléctricas sin restricciones o de la montaña de Tindaya. Todo tan interesante y sobreactuado como en La Revoltosa.