¿Por qué nos rechazan las instituciones?

Al amparo de la legislación vigente y de nuestra Constitución, aparecen movimientos ciudadanos en forma de Asociaciones o Plataformas reivindicativas que recogen inquietudes de primera línea para exponer problemas