Tacoronte pide a sus vecinos que no quiten las estacas para termitas

termitas

La concejal con una muestra de las estacas

En 24 horas ya había desaparecido alguna de ellas

La concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Tacoronte, Carmela Díaz ha querido solicitar a los vecinos que no retiren las estacas que se están colocando dentro de la campaña para erradicar las termitas Reticulitermes flavipes en el municipio.

La edil cree «urgente» que los ciudadanos sean conscientes de que estos elementos no representan ningún riesgo para la salud ni atraen a las termitas. Díaz apunta que su colocación tiene como único fin determinar si existen poblaciones de este insecto en los alrededores. En caso afirmativo se procedería entonces a colocar los cebos que pesan 150 gramos, contienen celulosa, alimento que atrae de forma poderosa a estos insectos y 0,75 gramos de hexaflumoron. Sustancia ésta última que es la que permite su erradicación de forma efectiva.

Acto seguido la concejal deja claro que las estacas están hechas únicamente de madera blanda y tienen unas ranuras que son las que las termitas sellan con barro. Por esta razón son perfectas y resultan fundamentales para determinar si se encuentran en los alrededores poblaciones de este insecto.

Desaparecen las estacas para las termitas

Cada una de ellas está georeferenciada por lo que los componentes de los cuatro equipos de Tragsa que están trabajando en estos momentos tienen constancia de que han sido retiradas.

«Nos hemos dado cuenta de que algunas están desapareciendo por razones que desconocemos y que van desde pensar que sirven para eliminar las termitas de su casa o simple vandalismo. Pero debemos concienciarnos de que si queremos erradicar esta plaga tenemos que cumplir con un protocolo que ya está definido». En esta línea, precisamente, tanto los cebos como las estacas son elementos básicos a la hora de conseguir el objetivo deseado.

El Ayuntamiento de Tacoronte trabaja sobre el área definido por el biólogo de la Universidad de La Laguna (ULL), David Hernández para concretar de la forma más exacta posible los puntos calientes en los que se encuentran situadas las termitas. «Queremos transmitirle a la población que es muy importante que no toque y mucho menos retire estos elementos que son revisados por los técnicos de forma periódica», indica Díaz.

La concejal recibió informaciones de que en menos de 24 horas habían desaparecido algunas de las estacas cuya parte superior es visible. Por ello quiere lanzar el mensaje claro de que «ni atraen a las termitas ni tienen veneno alguno». Pero su función resulta fundamental a la hora de conseguir que los trabajos de erradicación se salden con éxito, «como deseamos todos».

La empresa pública Tragsa, que es la que recibió la encomienda del Cabildo para ejecutar los trabajos, comenzó la instalación de 4.000 cebos el pasado 4 de diciembre en la Urbanización Parque Atlántico. En este punto es donde se supone que empezó la plaga a causa de la llegada de madera desde el exterior de la Isla. En aquel momento se inició una operación que según los especialistas, «no tiene precedentes» en todo el mundo dada la amplitud de la superficie afectada en Tacoronte, alrededor de dos millones de metros cuadrados.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *