Stephen King, gotas de infierno y demencia

Stephen King“La única razón por la que una persona escribe una historia, es porque a través de ella puede entender el pasado y prepararse para su muerte….”

Cuando el joven Stephen King descubrió una caja vieja en la casa de su tía repleta de cuentos de terror y ciencia ficción, su vida dio un vuelco radical. Hasta el momento, sus creaciones literarias, en su mayoría historias extravagantes con personajes y tramas oscuras, no habían tenido una gran acogida entre su primer público, los profesores de su escuela. Pero a partir de entonces, empezaría a dedicarse más profesionalmente al que era su sueño.

Nació en Portland, en el estado de Maine, el 21 de septiembre de 1947. Cuando sólo tenía dos años, su padre lo abandonó junto a sus dos hermanos y fue su madre, Nellie Ruth Pillsbury, la que se hizo cargo de sacar adelante a la familia, siempre con importantes problemas financieros.

Las películas y las historietas de comic fueron decisivas durante la infancia de King, en la que ya comenzaba a interesarse por estos temas desde el punto de vista literario, hasta el punto de que comenzó a vender sus cuentos entre los compañeros de colegio. Entre él y su hermano Dave, cuya máquina de escribir utilizaban para la transcripción de los textos de King, habían fundado su primera publicación periódica, el Dave’s Rag, con el que los hermanos lograban obtener de sus compañeros algún dinero extra. Sin embargo, los profesores de King le obligaron a devolver el dinero ganado a través de la venta de estas publicaciones.

El joven escritor no cejó en su empeños sino que, a raíz del descubrimiento de una caja repleta de relatos de terror en casa de su tía, se animó con más convencimiento a seguir aquella vocación de inventor de historias que no había tenido demasiado buena acogida entre sus profesores. Así, en 1965 empieza a publicar profesionalmente. El primero de sus relatos publicados fue In a Half-World Terror, que vería la luz en el Comics Review.

Ya durante sus años universitarios -estudió Inglés en la Universidad de Maine- empezaría a escribir columnas de manera regular en algunas de las publicaciones del campus para adentrarse más tarde en trabajos cada vez más complejos y de mayor envergadura. En la Universidad conoció a Tabitha, que terminaría convirtiéndose también en escritora, en su esposa, en su mayor apoyo en lo profesional y en lo personal y también en la madre de sus dos hijos.

Y es que los años de juventud no fueron fáciles para King debido a su caída en diversas adicciones -principalmente el alcohol pero también numerosos tipos de las consideradas drogas duras– que a punto estuvieron de costarle su carrera como escritor. Amigos y familiares decidieron apoyar a King para que abandonar definitivamente estas adicciones a finales de los ochenta. Comienza entonces la parte más prolífica de su faceta como escritor, con una producción numerosa que atrajo la atención de muchos directores de cine -es por ello que muchas de las novelas de King han sido adaptadas para ser convertidas en películas-. Su trabajo y esfuerzo hicieron que se convirtiera en uno de los principales referentes del género de terror en el siglo XX y también en uno de los mejor remunerados, algo que le permitió llevar una vida despreocupada con su mujer e hijos en una mansión de Maine desde la que continúa escribiendo novelas.

Uno de los episodios más conocidos en la vida de King fue el accidente que sufrió en 1999, cuando paseaba por el arcén derecho de la ruta 5 de la North Novell, mientras meditaba acerca del siguiente libro que tenía pensado publicar, Mientras escribo. Un coche arrollaba al escritor y lo dejaba tirado en una zanja de cuatro metros de profundidad al lado de la calzada. A pesar de que estaba malerido, consiguió contactar con sus familiares para que vinieran a rescatarlo. Tras el accidente, King tuvo que pasar casi tres semanas ingresado en el hospital, tiempo que aprovechó para seguir escribiendo.

King ha escrito novelas, relatos, guiones de televisión, comics y trabajos de no ficción y hasta ha realizado algún que otro cameo en las películas que están basadas en alguna de sus novelas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.