Spotify se sube al carro de las restricciones

SpotifyLa aplicación gratuita de música online dejará de ser “tan gratuita” a partir del 1 de mayo.

Según su página web, Spotify nació como una nueva biblioteca multimedia que te permite escuchar la canción que quieras en el momento que quieras sin necesidad de descargártela, y por tanto sin necesidad de reservar gigas en tu disco duro para ello. Su éxito pasa, entre otras cosas, porque ofrece más de 13 millones de temas a sus usuarios, que a su vez pueden crear todas las listas de reproducción que deseen y además compartirlas con sus amigos. Pero… ¿hasta que punto es rentable este negocio? Y sobre todo, ¿cómo afecta a los creadores?

En estos momentos Spotify cuenta con un millón de suscriptores “premium”, es decir, aquellos que pagan por el servicio para evitar la publicidad y tener acceso a otras aplicaciones. En realidad esta cifra da cuenta de que los usuarios confían en la aplicación, pero… ¿qué pasará ahora con la mayoría de clientes que lo tenían todo gratis?

Spotify ha anunciado algunos cambios para las llamadas cuentas “open” o “free”. A partir del 1 de mayo los usuarios de las mismas sólo podrán beneficiarse del servicio gratuito hasta seis meses después de haber creado su cuenta. El tiempo total de escucha para ellos estará limitado a diez horas al mes. Y, además, todos lo que se hayan suscrito después del 2 de noviembre de 2010 podrán reproducir un tema un máximo de cinco veces. La firma asegura que los cambios son necesarios para hacer crecer el negocio y poder saltar a EE.UU.

¿Tú qué opinas? ¿Lo gratuito es compatible con internet? O por el contrario, ¿debemos empezar a apretarnos el cinturón pensando en la que se nos viene encima con la polémica “ley Sinde”?

 

 

 

Rita Barreira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.