Sólo un cuarto de la población reclusa es inmigrante

Delitos en EspañaLa creencia extendida de que la mayoría de los maleantes en España proviene de otros países no es más que un mito.

Se trata más de una cuestión ideológica que estadística, pero las cifras hablan por si solas. Si bien es cierto que el 50 por ciento de las detenciones que se realizan en España están protagonizadas por inmigrantes, en casi la totalidad de ese porcentaje se debe a que se trata de inmigrantes ilegales y no al hecho de que hayan cometido delitos de robo, prostitución o tráfico de drogas, como la mayoría de la sociedad cree. Y es que más del 60 por ciento de los españoles achaca a los inmigrantes el aumento de la delincuencia en las calles, algo que es doblemente incierto ya que, por un lado, este tipo de crímenes ha descendido y, por otro, no son precisamente los inmigrantes -ilegales o no- los que los llevan a cabo. Así es que sólo un 15 por ciento de la población que se encuentra presa en las cárceles españolas es de origen extranjero. Con todo, tanto la sociedad como las instituciones y las autoridades tienden a unificar el concepto de inmigración y a dejar de lado las múltiples variables que hacen que no se pueda hablar de un único colectivo de inmigrantes de bajo nivel socio-económico y agrupados en ghettos que terminan convirtiéndose en focos de delincuencia. La pobreza, la ignorancia y la ambición condicionan a todos por igual, con independencia de sus orígenes, y ni la demagogia política ni los discursos populistas favorecen a su erradicación.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.