Bermúdez acusado de ser socio colaborador de Sacyr-Vallehermoso

Sacyr-Vallehermoso

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

Sí se puede arremete contra el alcalde de Santa Cruz de Tenerife y lo acusa de haber cerrado un contrato ‘al gusto’ de la multinacional

El portavoz del grupo municipal ecosocialista, Pedro Fernández Arcila, ha calificado de ‘vergonzosas’ las actuaciones del gobierno municipal y ha tachado al alcalde de la capital tinerfeña de ‘socio colaborador’ de Sacyr-Vallehermoso.

Arcila basa estas acusaciones en la manera en la que el pasado 30 de octubre, a través de un acuerdo de la Junta de Gobierno Local, se tramitaron de urgencia diez medidas que favorecen de una manera descarada los intereses de la multinacional.

Tal como denuncia el portavoz de Sí se puede, durante la citada junta de Gobierno “colaron una retahíla de acuerdos, en los que se procedió a modificar el contrato al gusto de la multinacional, a aprobar subcontrataciones sin el más mínimo análisis de los costes, a calificar de accesorias prestaciones como la desalación, así como abrir la posibilidad de perdonarle el pago de 10 millones de euros, no controlar el know how y declarar prescritas infracciones por valor de 450.000 euros”, a pesar de contar con informes desfavorables por parte de la asesoría jurídica del Ayuntamiento santacrucero.

El Ayuntamiento ha renunciado formalmente al control del know how de Sacyr-Vallehermoso

A tenor de lo suscrito en los últimos acuerdos, el Cosistorio capitalino ha ratificado su renuncia formal a controlar el know how de la empresa, “algo que, por otro lado, llevan haciendo oficiosamente durante los once años de concesión”. La gestión privada de Emmasa es bastante significativa en materia del llamado know how, un concepto relativo al conocimiento y experiencia en el sector que se le supone a la empresa y por el que Sacyr-Vallehermoso recibe una retribución anual.

Además, ha declarado prescritas las infracciones por las que en su momento se le solicitó a la multinacional el pago de 450.000 euros como consecuencia de las subcontrataciones no consentidas, dejando que “la multinacional se va de rositas, sin pagar un solo euro al municipio”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.