Sobrevuelan la central de Garoña para demostrar su falta de seguridad

Greenpeace sobrevuela la central de GaroñaPróximamente la Comisión Europea revisará en detalle las pruebas de resistencia de esta central nuclear.

Activistas de Greenpeace han sobrevolado en paramotor la central nuclear de Garoña en Burgos y han depositado botes de humo sobre el edificio del reactor para poner en evidencia la falta de seguridad. Con esta acción y en el Día del Medio Ambiente, Greenpeace reitera que “no existe ningún motivo económico ni energético que justifique ampliar el permiso de explotación de Garoña”.

Los ecologistas consideran una irresponsabilidad que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo plantee la reapertura de la central nuclear de Garoña porque “el riesgo que supone está demostrado; porque es una instalación amortizada; porque las pruebas de resistencia de la Unión Europea no han terminado; y porque los consumidores pagan a la empresa Endesa y a Iberdrola, propietarias de la central, el precio más caro del mercado por la electricidad que produce”, afirman desde Greenpeace.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.