Malestar estudiantil por el simulacro militar en La Laguna

simulacro militar

Facultad de Bellas Artes de La Laguna

La Universidad de La Laguna califica de “desmedida” la actuación de la Policía, que cargó contra dos de los estudiantes que se manifestaban en contra del simulacro militar

Los estudiantes de la Universidad de La Laguna han manifestado su malestar tras la realización de un simulacro militar en las instalaciones del Campus de Guajara el pasado martes, concretamente en la Facultad de Bellas Artes. Durante las protestas contra dicho acto se procedió a la detención de dos jóvenes de 21 años que pasaron la noche en comisaría, imputados indiciariamente de los delitos de atentado y desórdenes.

Durante la mañana del miércoles los universitarios se han concentrado en la Plaza del Adelantado de San Cristóbal de La Laguna para denunciar las cargas policiales del día anterior. Por su parte, la propia rectora de la Universidad de La Laguna ha señalado que se trata de una situación “muy grave” y ha calificado de “desmedida” la actuación de la policía.

El Ayuntamiento había cedido las instalaciones para la realización del simulacro militar

El simulacro militar formaba parte de las actividades previstas en un Congreso de Seguridad y Turismo. El propio Ayuntamiento de La Laguna, con el conocimiento de la Universidad, había habilitado el aparcamiento de la Facultad de Bellas Artes para la realización de estos ensayos. Un simulacro que consistía en un derrumbe con características similares al acontecido en Arona en 2008 y en el que se pretendía mostrar el protocolo de actuación durante este tipo de intervenciones.

Para el desarrollo seguro del simulacro se solicitó con anterioridad la retirada de los vehículos del aparcamiento. No obstante, el ensayo de la prueba prevista para esa misma tarde comenzó por la mañana y los estudiantes, desde las aulas, fueron testigos de detonaciones, sirenas, gritos de auxilio y presencia militar. Ante este escenario se decidió realizar una convocatoria pacífica del alumnado para mostrar su disconformidad con este simulacro militar. Ante la alta concentración de estudiantes, el responsable de seguridad del edificio de la Facultad de Bellas Artes decidió su expulsión del campus universitario y estos se concentraron en el exterior, donde se encontraron con los agentes de la Policía Nacional.

Según el testimonio de los estudiantes, en ningún caso se trataba de una concentración violenta y se respetaban las medidas de seguridad. No obstante, los agentes “buscaban excusas” para multar a los participantes hasta que finalmente cargaron contra ellos pisoteando sus carteles y levantando las porras. Las cargas policiales se saldaron con la detención de dos jóvenes de 21 años mientras el resto de los manifestantes exigía su liberación.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.