Silver City, en lo más profundo del lejano oeste

Silver CityA principios del siglo XIX, en el Valle del Jordán, la fiebre del oro y la explotación minera hizo que surgiera una ciudad que prometía prosperidad y riqueza a sus habitantes. Era la mítica Silver City.

Apenas cien años después de que se desatara la ‘fiebre americana’ y muchas personas emigraran a este enclave en la frontera de Idaho -Oregon, Estados Unidos- para forjarse un futuro acomodado, el declive de Silver City terminó con el abandono de la ciudad, que aún hoy se conserva en pie, como una vieja gloria.

Silver City contaba con todo tipo de comodidades para que los trabajadores de las minas se sintieran a gusto y tuvieran espacios de ocio en los que dejarse el sueldo. Además, y debido al rápido crecimiento de la zona, el pueblo adquirió la capitalidad del condado y se convirtió en la primera ciudad de la zona en contar con servicio telegráfico.

Pero todos estos negocios dejaron de ser rentables y los trabajadores huyeron hacia otras zonas Silver Citycondenando a Silver City a un abandono que se mantiene hasta la actualidad en sus polvorientas y desoladas calles. Durante el invierno, los accesos al pueblo permanecen cortados por la nieve y Silver City parece ahogarse en una plegaria silenciosa que busca desentumecerse del frío y recuperar el aliento.

Esta postal del lejano oeste amarillea desde hace décadas, pero lo decadente es un reclamo para los viajeros más curiosos que se acercan hasta este recóndito lugar de la geografía estadounidense para disfrutar de todos los tópicos de los western en un escenario real.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.