Si la cosa funciona

CartelWoody Allen sabe que sólo hay una vida, que dios está ocupado buscándose a sí mismo y que las películas tienen que verse como Matisse decía que había que mirar un cuadro: como si uno estuviera sentado en un sillón.

Creo que el señor Allen tiene, como tengo yo, un hermoso idilio con la muerte. Es tan ateo (somos) que amar a la muerte es una forma de amar a la vida, porque sin aquella no le daríamos importancia a ésta. Por lo menos si se tiene conciencia de ello. Tengo la impresión de que a muchos les molesta que Woody Allen saque una película al año, y les molesta aún más que la mayoría sean comedias. Un extraño y sospechoso síntoma intelectual ese de escoger lo dramático como manifestación de un arte más hondo, más elevado (cómo narices puede ser algo a la vez hondo y elevado). Yo, por el contrario, creo en el poder de la comedia. ¡Cuidado! No soy peor ni mejor que esos dramáticos intelectuales, quizás sea simplemente que el cine para mí es tan importante que no creo que tenga que ser necesariamente un arte. Aunque tampoco creo que ningún arte sea arte. No sé si me explico.

Al menos sé que para mí las películas de este cineasta son tan importantes que me cuesta concebir la vida sin ellas. Así como lo digo, sin dobles interpretaciones, sin hipérbole, sin impostura. Me cuesta concebir la vida sin ellas. Unos tienen el tunning, otros el jazz contemporáneo. Yo tengo esto. Por supuesto que tengo más cosas, pero no creo que éste sea el lugar para hablar de mí (ya he sobrepasado mi cuota de mi-mismo). La cuestión es que yo agradezco que el señor Woody haga una película al año y el único defecto  que veo en ello es que nos ha acostumbrado mal a sus seguidores (diría “fans” si el término no se asemejara tanto a “frikis”). Porque si uno se pone a echar cuentas, ¿cuántas películas le pueden quedar por hacer? Lo siento, de nuevo la muerte sobrevuela mi conciencia como hace casi cada día y casi cada día me hace muy feliz de saber que estoy vivo.

Ah, por cierto, la crítica de la película Si la cosa funciona… Pues debo decir que sí, que en mi opinión y salvando los pequeños detalles perfectamente perdonables quizás precisamente por tratarse de una comedia… la cosa funciona.

Alberto García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.