‘Si de verdad quieres’

Un poco de sal y pimienta.

Después de más de treinta años de matrimonio, la rutina es capaz de acabar con cualquier rastro de atracción, complicidad e incluso afecto. Eso es justamente lo que le sucede al matrimonio compuesto por Tommy Lee Jones –Men in black– y Meryl Streep –La dama de hierro-, que se han amoldado a una rutina en la que se consumen sueños e ilusiones.

En lo que queda del amor, tal vez en los detalles que pasan inadvertidos en ese día a día que se repite sin cesar, David Frankel –El gran año– dirige a los protagonistas de su película hacia la búsqueda de la redención. Y es que, si bien es cierto que es Meryl Streep la que desde el comienzo parece estar más dispuesta a rescatar su matrimonio, lo cierto es que a medida que avanza el argumento nos damos cuenta de la parte de culpa que debe asumir cada miembro de la pareja.

Si de verdad quieres es una película tierna, con personajes adultos que se comportan como niños porque solo desde esa actitud un tanto ‘infantil’ son capaces de asimilar que la vida les ha ido imponiendo una serie de pautas de las que aún están a tiempo de escapar para encontrar la felicidad en los años que aún pueden pasar juntos.

Pero a veces, ni el recuerdo de épocas mejores ni la voluntad de hacer que se repitan son suficientes para salvar un matrimonio que se asemeja más a una relación entre compañeros de piso -a veces, desconocidos- que entre dos personas que se quisieron y desearon como a ninguna otra cosa en el mundo. El trasfondo sexual de ese fracaso no es más que una de las muchas fisuras que soportan esas tres décadas de convivencia que están a punto de desmoronarse si no se le pone remedio a la rutina.

Sobre si logran o no conseguirlo, mejor no diré nada. Vale la pena ir al cine.

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.