‘Selma’

'Selma'

Crónica política de un mundo desigual.

Una biopic sobre el activista Martin Luther King Jr. En la que se tratan temas de igualdad social, política y racial tenía que venir, por descontado, con su correspondiente nominación a los Oscar.

No es que Selma no sea merecedora de tal distinción. Es una película de rigurosidad histórica sobre un importante momento de transición en la sociedad norteamericana. Pero igual que en España mostramos nuestros complejos con películas sobre la Guerra Civil, los norteamericanos lo hacen arrastrando sus remordimientos con la comunidad negra. Ni unos ni otros parecen haberse quitado el polvo de sus fantasmas.

Tal vez lo más atractivo que aporta Selma a este género y a esta temática es que la injusticia racial no se presenta como un suceso al otro lado del objetivo. La cámara de Ava DuVernayMiddle of noway, I will follow- se acerca a los personajes para narrar la historia desde perspectivas siempre muy íntimas y personales que, por otro lado, a veces ralentizan un poco el ritmo de la narración.

DuVernay consigue emocionar relatando en clave de crónica periodística la lucha justa y necesaria que protagonizaron miles de estadounidenses en este contexto histórico convulso. David Oyelowo -El año más violento, El mayordomo- asume con destreza el papel de Martin Luther King y atrae al espectador hacia esa lucha que más que tiene más de conmovedora que de intensa. Y probablemente ésa es la única pega de Selma: que los sentimientos sirven para reactivar las conciencias apagadas, pero no para sostener el ritmo de una película de 123 minutos de duración. A veces, menos es más.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.