Incertidumbre entre los empleados de seguridad privada en Canarias

seguridad privada en Canarias

Aeropuerto de Lanzarote

Las principales empresas del sector (Prosegur, Eulen y Securitas) no participarán en el concurso de AENA para la prestación de estos servicios

Los trabajadores de seguridad privada en Canarias atraviesan momentos de incertidumbre. Así lo han hecho saber los los vigilantes de seguridad a la Sección Sindical de CCOO en Prosegur Canarias, sindicato mayoritario en Grupo del mismo nombre y con presencia en todos los aeropuertos de las islas a excepción de Fuerteventura, La Gomera y El Hierros, cuyos servicios presta otra empresa.

Su desconcierto está motivado por el hecho de que las tres grandes empresas del sector (Prosegur, Securitas y Eulen) no participarán en en el concurso de la prestación de los servicios de seguridad de los aeropuertos españoles gestionado por AENA, entre los que se encuentran los lotes que corresponden a los canarios, en este caso dividido en dos: islas orientales conformado por los aeródromos de Lanzarote, Gran Canaria y Fuerteventura e islas occidentales, formado por los de Los Rodeos – Tenerife Norte, Reina Sofía – Tenerife Sur y La Palma.

La seguridad privada en Canarias ya ha pasado por situaciones complicadas

Los vigilantes de seguridad de Prosegur Canarias recuerdan que la extinta Segur Ibérica sufrió durante más de siete meses “una larga agonía” protagonizada por multitud de procesos judiciales y administrativos que además provocaron el retraso en el pago de las nóminas y la entrada en una declaración de concurso de acreedores.

Las principales empresas de seguridad privada en Canarias han optado por no presentarse al concurso de AENA porque con los presupuestos ofertados resulta imposible cumplir con el pago de los salarios de los trabajadores, sobre todo después de la subida del 2% interanual hasta 2020, uno de los principales logros obtenidos por los sindicatos en sus negociaciones con la patronal.

En opinión de CCOO, la salida a concurso por parte de AENA de la nueva licitación se ajusta más a motivos económicos que a los argumentados por la propia entidad, quien justificaba la misma con el pretexto de adaptar los presupuestos de cada lote a las mejoras pactadas. Además, entre las empresas que sí se han decidido participar en el proceso hay algunas cuya facturación anual es inferior a los presupuestos de estas tres grandes firmas y que, de hecho, ya tienen problemas para abonar sus nóminas en fecha. Esta situación provocará, además, un descenso en la calidad de los servicios prestados.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.