Seguimos de paseo: rumbo a San Francisco.

Golden GateJosune Fernández

Hola chicos, aquí estoy para contar, por fin, el final de mi viaje por California. Hoy me toca narrar nuestra llegada a mi ciudad soñada. Digo esto porque, de todas las ciudades de EEUU, la que siempre he querido visitar con especial ilusión es San Francisco.

Pero antes de llegar a nuestro destino, pasamos por Palo Alto. Muchos expertos informáticos se estarán preguntando si este lugar está relacionado con Silicon Valley… Efectivamente, Palo Alto se encuentra en este valle y es aquí donde está la famosa Universidad de Standford. Así que allí fuimos a recordar los viejos tiempos de universitarios, pero siento decir que no me hizo recordar nada: ¡Ya me hubiese gustado a mí estudiar en esa Universidad!. Creo que mi expediente académico hubiese mejorado bastante, jeje. Era muy bonita.

Salimos de Palo Alto y ya nos adentramos en la anhelada ciudad de San Francisco, directos al Golden Gate . Cómo no, lo vimos envuelto en la niebla que lo caracteriza, a él y a la bahía de San Francisco. Después de haber pasado muchísimo calor a lo largo de nuestro viaje por los diferentes desiertos que habíamos atravesado, nos encontramos con una ciudad envuelta en niebla y con una considerable bajada de la temperatura.

Impresiona ese mamotreto de hierros rojos que forman el Golden Gate… Decidimos cruzarlo porque las vistas de la bahía son preciosas. Una de las cosas que también me llamaron la atención fue el teléfono de la esperanza que se encuentra a mitad de camino del puente, por si alguno va con intenciones totalmente diferentes a las de disfrutar de la vista y tiene un mínimo de arrepentimiento antes de suicidarte: puedes llamar para que te convenzan de que lo que vas a hacer no es realmente una solución.

Cuando llegamos al otro extremo del puente fuimos al pueblo de Sausalito, donde se cogen los ferrys que te devuelven a San Francisco y que son muy útiles sobre todo para la gente que cruza el puente en bici, para que no tenga que dar la vuelta también en bici. Nosotros hicimos mitad del puente andando, volvimos, cogimos el coche y fuimos hasta Sausalito.

Sausalito

Es el típico pueblo de postal, muy bonito y bastante rico, infestado de boutiques de ropa de marca y de restaurantes caros. Pero sin duda lo más característico son las casas flotantes a lo largo de la bahía.

Desde aquí ya nos dirigimos a playa Baker, que aunque no pudimos disfrutar del sol ni bañarnos por el frío que hacía, pudimos ver el puente desde elLombard Street otro lado. Dicen que esta playa es la mejor de la ciudad y no está nada mal para ser una playa de ciudad: hay que atravesar un pinar y para los que prefieran las playa nudistas, ésta es una de ellas.

Después de pasear por la playa fuimos al corazón verde de la ciudad, el Golden Gate Park. Es un parque enorme en el que hay que ir en coche y donde te puedes encontrar desde un jardín japonés, a un zoo, barcas para alquilar, …Al atardecer nos fuimos al barrio de Mission, un barrio muy característico de San Francisco que es donde nos alojábamos. Eso sí, no sin antes pasar por las famosas calles largas y con pronunciadas pendientes por donde pasa el tranvía, y la conocida Lombard Street, la calle en zigzag.

Esa noche cogimos el trolebus para ir a China Town a cenar. La verdad que da un poco de respeto ir por la noche en este bus ya que hay muchísimos vagabundos dentro que gritan y hablan en alto como si fuera lo más normal del mundo.

China Town de San Francisco es el barrio chino más antiguo de EEUU, este barrio está lleno de restaurantes y tiendas de chinos con miles de artículos. Te das cuenta que estás en el barrio chino por la puerta que tienes que atravesar y por las farolas que tiene decoraciones chinas.

Al día siguiente fuimos al muelle a coger el ferry que nos llevase a Alcatraz. Si vais a San Francisco y queréis visitar Alcatraz, tenéis que comprar el billete por Internet con bastante antelación, ya que el número de visitantes por día es limitado y las entradas se agotan rápidamente. Además, hay diferentes tours, incluso uno que se realiza por la noche. Pero el que os contaré en la próxima entrega es el tour que hicimos de día por una de las prisiones más famosas del mundo.

¡No os lo perdáis!

 

 

 

Josune Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.