‘Secret’

‘Secret’ Mensajes en una botella.

Desde el pasado mes de mayo esta aplicación, inicialmente disponible solo en Estados Unidos, se puede descargar más allá de las fronteras del país. Su éxito ha sido rotundo en países como Israel o Brasil, pero las dificultades a la hora de mantener el anonimato de los usuarios han hecho que aumente la incertidumbre en relación a esta aplicación.

Y es que la tarjeta de presentación de ‘Secret’ era precisamente ésa: permitir que los usuarios pudieran lanzar al mundo sus mensajes sin que su identidad fuera descubierta. Así, muchas personas se atrevían a opinar sobre su trabajo, su situación familiar, sus dudas existenciales… sin necesidad de nombres. Los usuarios únicamente se identifican a través de un icono y éste es diferente en cada conversación y los mensajes más comentados se hacen visibles al resto de la ‘comunidad’.

Pero la red dispone de información de localización sobre el envío de los mensajes que, a pesar de no ser de dominio público, en caso de ser revelada –bien por error o bien intencionadamente por un hacker- podrían acarrear problemas a los usuarios. De igual modo, son muchos los que se cuestionan si la ‘libertad de expresión’ ha de tener límites o no: críticas personales, comentarios con contenido sexual, declaraciones violentas… pueden poner en entredicho la utilidad y relevancia de esta aplicación. Con todo, existen ciertas normas de uso y un equipo atendiendo las peticiones para que algunos de esos mensajes sean borrados.

En cualquier caso y, dado el éxito que ha tenido la aplicación –sobre todo desde mediados de este año-, a Secret no han tardado en salirle competidores que ofrecen servicios similares de mensajería. Así, mientras otras redes sociales como Facebook o Twitter los usuarios buscan el protagonismo, en estos ‘clubes’ de mensajería se valora, ante todo el anonimato.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.