Se descubre que el hombre más viejo de Japón era una momia

Sogen KatoSu familia presumía de que Sogen Kato era el japonés más viejo del país, con 111 años de edad, pero lo cierto es que llevaba tres décadas muerto.

Sogen Kato no era el anciano más longevo del país nipón, sino un cadáver que su familia había momificado hacía más de 30 años, el tiempo que lleva fallecido este hombre que durante mucho tiempo ha sido un referente de vitalidad en el país. Funcionarios municipales habían comunicado a la familia su intención de realizar una visita al anciano para felicitarle por su 111 cumpleaños, pero los familiares de mostraban reacios asegurando que el abuelo no quería recibir a nadie. Esta actitud tan esquiva levantó sospechas e hizo que las autoridades solicitaran una inspección del domicilio. Allí descubrieron al hombre momificado sobre una cama. Al parecer, la intención de la familia era que la hija y la nieta del fallecido siguieran beneficiándose de la pensión de viudedad del difunto, que ascendía a más de 70.000 euros anuales.

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.