Se aprovechan de la crisis con ofertas fraudulentas

Muchas empresas se aprovechan de la desesperación de los desempleados vendiéndoles falsas promesas de trabajo.

Por un lado habría que hablar de las ya conocidas empresas de estructura piramidal, que terminan convirtiendo al empleado en un cliente más dentro del entramado de su negocio, exigiéndoles abonar determinadas cuotas para participar en las ventas, para gastos de tramitación del contrato o incluso para recibir en casa el material necesario para el desarrollo de las funciones ofertadas. Pero también empiezan a ser cada vez más comunes los anuncios de empleo a través de Internet o de la prensa escrita en los que se solicita que el demandante de empleo llame a un número de teléfono o entre en contacto con la empresa a través de un mensaje al móvil y que implican una tarifación adicional del servicio prestado por la compañía telefónica por lo que lo único que se consigue es que aumente la factura a final de mes. Las asociaciones de consumidores advierten a las autoridades del peligro que implican estas ofertas fraudulentas en época de crisis en la que tanto la ilusión como la desesperación de muchos desempleados hace que estos no tomen precauciones a la hora de corroborar la identidad de los ofertantes de empleo a los que se dirigen.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.