Scholomance: una escuela de magia negra

Montes CárpatosSe dice que en algún lugar entre los Cárpatos se erigió una escuela de magia: de cada diez aprendices, uno quedaba como tributo al Diablo.

Era éste –el Diablo- el que, según cuenta la leyenda, dirigía la escuela de Scholomance, un lugar secreto únicamente visible para aquellos que realmente querían acudir a ella. La invisibilidad de este lugar, al sur de la ciudad rumana de Hermannstadt -actual Sibiu- ha complicado el trabajo de los historiadores que, más allá de habladurías y supersticiones, han querido dar con la ubicación exacta de este lugar.

Pero poco se sabe de la escuela de Scholomance aparte de lo que se ha transmitido a través de la cultura popular del país. La misteriosa escuela se erigía entre las montañas de Transilvania, junto a un lago, en los montes Cárpatos.

Hasta el lugar acudían jóvenes de todo el país para adquirir conocimientos en el ámbito de la magia, algunos sin saber que aquellas enseñanzas estaban a cargo del mismísimo Diablo. Así pues, de cada diez aprendices que finalizaban sus estudios, solo nueve regresaban a sus casas, ya que uno se quedaba como tributo al rey del Mal.

De los otros nueve se cuenta que se transformaban en grandes hombres pelirrojos y vestidos de blanco conocidos con el nombre de Solomonarii.

Algunas de estas leyendas fueron recogidas en sus obras por la escritora escocesa Emily Gerard, cuyos escritos sirvieron como fuente de inspiración a Bram Stoker, autor de Drácula. Actualmente existen juegos de mesa y videojuegos inspirados en esta leyenda.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.