Santa Cruz, esta joya mortecina

Mortecino: Falta de vigor o viveza… (DRAE).

Para rescatar el cercano esplendor de aquella ciudad limpia, atractiva, bien cuidada y motivo de orgullo para los aquí nacidos, se necesitan hechos, actuaciones decididas y positivas. No la efímera declaración de intenciones como titular llamativo para ser fotografiado o condecorarse por anticipado.

Loable y positiva es la propuesta municipal de recuperar el prestigio de Santa Cruz como foco de atracción turística mediante la reactivación de los cuantiosos motivos culturales, históricos y patrimoniales, Bienes de Interés Cultural,  que hoy se hallan decrépitos en su mayoría por falta de higiene, por abandono, descuido  y maltratados por un vandalismo callejero que actúa con repugnante impunidad, incompatible con el civismo exigido en un Estado de Derecho.

Pero que la capital sea escenario atractivo como sede de congresos, escenario de convenciones y eventos socio-culturales de alto rango, no solo sería nuestro  derecho, por bien pagado con nuestros impuestos, sino privilegio para quienes vinieran a disfrutarlo. La belleza intrínseca de la ciudad así lo indica. Dicho con  corazón chicharrero  pero  sin  visceralidades. Pero ese valor que le es propio por definición, debe ofrecerse con la “cara lavada”.

Los excrementos masivos de palomas, descontroladas y con riesgo para la salud pública. Los incívicos dueños de perros que vigilan, correa en mano,  como el suyo hace sus cosas en parterres y jardines; para oprobio de conciudadanos y menosprecio  a los operarios de URBASER. La señora que, cual institución asumida, pasea su carrito repleto de viandas para alimentar ratas de alcantarilla; inconcebible en cualquier ciudad normal. Como impresentable es que el tal RUSTY (y la pobre señora que tuvo la mala sombra de parirlo),  se haya instituido en el vándalo oficial que estampa su grotesca firma, y demás pintadas, en fachadas y persianas comerciales,   ante la pasividad de las autoridades y de las fuerzas del orden, a pesar de estar perfectamente localizado por diversas cámaras de seguridad. Jardines agostados, no por el mes en curso, sino por la penuria de medios –un penoso tratamiento laboral de los servicios especializados-  para hacer erial lo que antes era vergel.

El mal ejemplo institucional se manifiesta sin recato en las vallas publicitarias de la Plaza República Dominicana, interfiriendo, con publicidad para sordos y para señoras con celulitis,  el paisaje urbano  y la vista de un Bien de Interés Cultural:  edificio neogótico de la capilla y el antiguo colegio de La Asunción, en el Parque Cultural Viera y Clavijo. El colmo de los despropósitos son las pintadas publicitarias en la misma fachada que anuncian un “Happy Hour” en tal establecimiento, publicitando consumo barato de alcohol,  o promocionan otros negocios privados como Festivales Musicales ajenos al municipio.. Como improcedentes son los grafitis en ristra hasta el Hotel Escuela, a lo largo de la margen izquierda de la Calle San Sebastián. Respetando esa modalidad  artística, que sin duda lo es, también debe respetarse su ubicación correcta en el espacio pertinente, para que esa expresión creativa no encuentre rechazo por un contraste poco conveniente. Imaginemos la sensación de futuros congresistas o ponentes de convenciones o seminarios, que se alojen en el Hotel Escuela (¡qué menos!), y la vista previa sea la tapia grafitera.

Esta Asociación presentó reclamación al respecto, vía correo certificado, en la Gerencia Municipal de Urbanismo con fecha 09/07/2012. Ante la falta de respuesta, se redactó un segundo escrito, algo más contundente, (12/09/2012) que, para evitar desvíos burocráticos, se presentó personalmente con sello de entrada. En aquel  momento, se nos indicó que la respuesta a la primera había sido cursada con fecha 03/08/2012. Al tiempo que se nos presentaba una cédula de notificación, en los habituales términos amenazantes, vía de apremio y 20% de recargo, para que la Asociación pagase 15,38 €. Era el precio por acceder a la respuesta que se había cursado el 3 de agosto, pero que estaba archivada a la espera de que se pagase esa cantidad. El interés por la respuesta nos pareció suficiente para resignarnos al desembolso. El escarnio total, después de pagar,  fue el contenido de la contestación: “Consultados los archivos de esta Gerencia Municipal de Urbanismo, no constan expedientes relativos a licencias de vallas publicitarias en los lugares referidos”.

Reposada la indignación por la vejación inferida, la Asociación ha tomado la determinación de actuar en los foros pertinentes para que la dignidad ciudadana no se vea afectada por la desidia e ineptitud de quienes deben velar por proteger derechos e intereses de una población, que, en este caso específico, se centra en la Rehabilitación del Viera y Clavijo, como símbolo y referencia de lo que merece y necesita nuestra querida ciudad para volver a ser lo que era.

 

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.