Sanciones en Grandilla por llevar al perro suelto o sin bozal

llevar al perro suelto o sin bozal

La playa de El Confital es apta para perros

Este Ayuntamiento tinerfeño ha impuesto 65 sanciones a lo largo del año por el incumplimiento de la Ordenanza Municipal Reguladora de la Protección y Tenencia de Animales de Compañía

Llevar al perro suelto o sin bozal, no recoger los excrementos y no tenerlos censados o identificados son los motivos más recurrentes en las sanciones impuestas por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona a algunos propietarios de mascotas. El Consistorio tinerfeño ha interpuesto hasta 65 sanciones en lo que va de año como consecuencia del incumplimiento de la Ordenanza Municipal Reguladora de la Protección y Tenencia de Animales de Compañía con las que se pretende “el mantenimiento y la salvaguarda de los animales domésticos, haciéndolos compatibles con la higiene, salud pública y seguridad de las personas y bienes”, tal como ha recordado la concejala de Seguridad, María Candelaria Rodríguez González.

Llevar al perro suelto o sin bozal no es una alternativa

En Granadilla de Abona hay en la actualidad algo más de 2.000 perros censados. Para garantizar la seguridad de los animales y de los ciudadanos es imprescindible que se cumpla con las pautas recogidas en las ordenanzas municipales.

Las infracciones más comunes como llevar al perro suelto o sin bozal y entrar en espacios públicos no acondicionados para tal fin también deben ser sancionadas para evitar problemas mayores. En este sentido, hay que destacar que las sanciones en materia de protección de animales se clasifican en leves, graves y muy graves y cuentan con unos importes que oscilan entre 30 y 15.000 euros.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.