Rivero admite la conversación “desacertada” acerca de su sobrina

Paulino Rivero admitió ayer haber mantenido una conversación con el alcalde de Arona acerca de las oposiciones las que se iba a presentar su sobrina, pero ha desmentido haber solicitado un trato de favor hacia ella.

Esta ha sido la respuesta que ha dado el presidente del Gobierno de Canarias a la pregunta acerca de las conversaciones que fueron interceptadas por la Guardia Civil mientras se realizaba la investigación del “Caso Arona”. Paulino Rivero ha admitido que existió esa conversación pero que ha sido malinterpretada, añadiendo a continuación “Juro por mi honor que en mis treinta años desempeñando tareas públicas jamás he utilizado cargos para beneficiar a familiares o amigos en el acceso a la función pública, nunca jamás”. Sostiene Rivero que se trata de un error y que, en cualquier caso, en la conversación queda bien claro que no quiere “comprometer” a González Reverón –alcalde de Arona- y que en ningún momento le pidió que hiciera nada fuera de la legalidad.
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 {backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.