‘Río’, hechizo de música y color

RioPelícula de animación claramente orientada al público infantil que cautiva a los adultos por la calidad visual de sus escenarios y la oportunidad de sobrevolar la ciudad del carnaval de un modo muy realista.

Si no está dispuesto a ver una película de animación en la que la música vuelve a ser uno de los principales componentes, entonces ésta no es la mejor opción. Y es que Río no deja de ser una de esas películas infantiles en las que las intervenciones musicales de los personajes tienen un gran protagonismo, y más si tenemos en cuenta que está ambientada en pleno carnaval de Río de Janeiro.

El argumento es sencillo: un pájaro único en su especie y que nunca aprendió a volar -Blu- es conducido a Brasil para que conozca a una hembra de su misma especie -Perla- y tenga descendencia. Víctimas del tráfico ilegal de especies protegidas, Blu y Perla intentarán recuperar su libertad a pesar del inconveniente de que se encuentran encadenados el uno a la otra.

En esta ventura, el héroe -este tierno pajarito azul que saborea por primera vez una libertad ‘salvaje’ que no termina de convencerle- tendrá como objetivo principal superar su miedo a volar y alcanzar así la plenitud de su condición de ave.

A pesar de que el final es bastante previsible y la trama está repleta de clichés -el Carnaval, la samba, los personajes arquetípicos, los buenos y los malos…-, el guión -que no deja de ser un guión para niños y como tal debe ser entendido- es rescatado por unos paisajes sorprendentes que permiten visitar la ciudad de Río de Janeiro desde otra perspectiva: a vista de pájaro. La luz y el color tienen en esta película un tratamiento tan meticulosamente estudiado que también los adultos caerán rendidos al encanto infantil de la aventura de Blu y Perla, a pesar de que todo se precipite desde el primer momento hacia el clásico ‘vivieron felices para siempre’.

Celina Ranz Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.