‘Requisitos para ser una persona normal’

'Requisitos para ser una persona normal'

La felicidad solo es cuestión de perspectiva.

Tras una amplia carrera como actriz en cine y televisión, Leticia Dolera hace su primera incursión como directora, guionista y protagonista de una película dulce e inocente que saca a relucir el lado positivo de la vida.

Al principio no pude evitar pensar en María de las Montañas -peculiar protagonista de Requisitos para ser una persona normal-, como una especie de Amélie a la catalana salpicada de cierta chifladura de Hannah -protagonista de la serie Girls-. Peor a medida que avanza la película me di cuenta de que Leticia Dolera, sin duda inspirada en muchos otros personajes entrañables, ha sabido crear para su María de las Montañas un universo único. Un universo encerrado en la magia de un Ikea con las luces apagadas, en una conversación en unos asientos de playa en plena zona urbana o en una tarde de videojuegos o en un ataque de risa bajo la manta.

Cuando María de las Montañas decide hacer una lista con los requisitos para ser una persona normal y se propone cumplirlos sin excepciones, se cruza en su camino con un chico gallego -que de tanto trabajar en Ikea parece haberse ‘asuecado’- obsesionado con la idea de perder peso. Inician en ese momento una curiosa relación ‘quid pro quo’ que terminará convirtiéndoles en dos buenos amigos y pondrá en entredicho la validez de la lista elaborada por María.

Leticia Dolera, con su expresión de eterna nostalgia ante la vida, pone sobre la mesa con esta película que de poco sirve cumplir una lista que nos convierte en ‘personas normales’ si en ese tránsito dejamos de ser lo que nos hace únicos en el mundo.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.