Reflexiones del ayer y del hoy en nuestro país

Carlos Gustavo Rivero Quintana

Desde la fundación de nuestra formación política hemos dejado a las claras que había que marcar diferencias considerables con el resto de formaciones políticas, y no solo en las formas sino en el fondo. Nos hemos marcado como objetivo el dar una alternativa con proyectos innovadores, y en muchos de los casos de corte reformista (llegando a plantear reformas en nuestra Constitución).

Realizamos propuestas de carácter transversal, desde un punto de vista nacional, donde priman las ideas sobre las ideologías arcaicas, ancladas en conceptos obsoletos en una sociedad cambiante, con una realidad que se nos ha manifestado de la manera más dura posible con el comienzo de crisis económica mundial en 2007. Una realidad que ha golpeado de manera muy dura, especialmente, a aquellos ciudadanos que tienen un nivel formativo bajo (con tasas de paro entorno al 30% a nivel canario y del 20% en la media del resto del estado).

Sin entrar en grandes y complejas explicaciones, cuando se aplico una economía mundial basada en el neoliberalismo económico, sin control por parte de la naciones, llevando a movimientos especulativos que han concluido con el desplome sistemático de las economías basadas es crecimientos ficticios, y no apoyada en la diversificación en diferentes sectores productivos (basado mayormente en los conceptos de Innovación, Desarrollo e Investigación (I+d+i)), nuestro país dejo entrever sus carencias. No solo los sucesivos gobiernos de la nación, sino también parte del tejido empresarial español, han apostado menos que otros países de nuestro entorno por esos conceptos, cuestión esta necesaria para fortalecer nuestra economía, y actualmente nos vemos sometidos a realizar reformas que disminuyan el gasto público, tanto a nivel nacional como autonómico.

Este gasto autonómico era y es insostenible, y las CCAA y administraciones locales sufren un endeudamiento que solo disminuye recortando en todas las áreas (en el caso canario), y si a eso le sumamos un marco normativo complejo que ralentiza las gestiones de los ciudadanos o empresarios interesados (por ejemplo licencias administrativas para la apertura de un negocio), observamos que sin un cambio normativo en profundidad no habrá manera de encauzar esta situación. Algunas de las causas de este endeudamiento son: las administraciones paralelas en las administraciones públicas y el gasto superfluo en las mismas, la deriva de fondos públicos a fundaciones y otras “instituciones”, etc; hacen que el “Estado de la Autonomías” sea inviable.

Esas son algunas de las causas que justifican un nuevo marco competencial bien definido entre las diferentes administraciones, de modo que en aquellas que vertebran nuestro estado del bienestar como son la sanidad y la educación, se establezcan criterios de igualdad entre todos los españoles bajo criterios de calidad y excelencia. Por eso defendemos la devolución de las competencias de estas materias al estado, para que a todos los ciudadanos de nuestro país, independientemente de su lugar de residencia, tengan las mismas condiciones y no existan las actuales diferencias en base al modelo de gestión que aplique cada CCAA.

 

 

 

Carlos Gustavo Rivero Quintana

Unión, Progreso y Democracia. UPyD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.