‘Redención’ (Tyrannosaur)

Redención (Tyrannosaur)La esperanza en un mundo violento.

Paddy CosidineEn América, actor- se estrena como director en una película ‘incómoda’ en la que sus dos protagonistas salen al encuentro de la felicidad de la manera más insospechada. Solo con decir que un funeral es el momento de mayor felicidad del dúo protagonista podemos hacernos una idea de por dónde van los tiros.

Tyrannosaur –que en España ha sido traducida como Redención– es una película desgarradora de principio a fin que en sus 91 minutos de duración es capaz de cavar tumbas, desenterrar fantasmas y resucitar a los espíritus desfallecidos dejando una extraña sensación de optimismo en un mundo violento en el que la felicidad y la podredumbre del ser humano comparte el mismo espacio mohoso debajo de las piedras.

Peter MullanWar Horse– es Joseph, un viudo huraño, violento, cínico y sin ninguna pasión por la vida aunque con un concepto bastante firme del deber, a pesar de haber perdido la confianza en el ser humano y en cualquier precepto moral. Un día, huyendo de un lío, conoce a Hannah, el personaje que interpreta Olivia ColmanLa dama de hierro-, una mujer muy religiosa con una vida aparentemente anodina y unas convicciones que rozan lo ridículo.

Debajo de esa apariencia se esconde una historia demoledora de búsqueda y sumisión, de llanto contenido, de odio y de violencia. Los dos personajes se enfrentan a un mundo repleto de injusticias; ella desde su fe cristiana y él desde la pérdida total de toda esperanza. Y como, a pesar de ser tan diferentes, los dos comparten esa misma oscuridad, la amistad, el amor y el reconocimiento del uno en el otro conseguirán hacer del odio un camino hacia el mutuo entendimiento.

Resulta complicado encontrar un único adjetivo para describir esta película y los sobresaltos de una trama que tan pronto nos llena la boca de espuma como los ojos de lágrimas. El odio ante las injusticias corroe al espectador y le hace desear el peor destino para quienes solo desean generar dolor. Pero, al mismo tiempo, es ese rencor acumulado el que permite abrir el camino hacia la búsqueda de la redención, raspando con las uñas sobre los corazones carbonizados de sus personajes para descubrir un alma latente, capaz de amar y de perdonar.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.