Récord histórico de calor

calor

Récord histórico de calor

Este verano quedará marcado por los dos episodios vividos de intensas olas de calor que apuntalan la tendencia al calentamiento global

Es la conclusión fundamental del informe climático del verano de 2019 que ha sido presentado por Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El verano de 2019 ha sido seco, con una precipitación media en el conjunto de España de 64 l/m2, lo que supone un valor inferior en un 14% al del período de referencia 1981-2010. Las precipitaciones registradas en los meses de julio y agosto, que fueron respectivamente muy húmedo y húmedo, no lograron compensar el carácter muy seco de junio.

A lo largo del trimestre de verano se han producido varios episodios de lluvias intensas, entre los que destacan el de los días 8 y 9 de julio, en que se registraron precipitaciones en zonas de la mitad norte peninsular y Baleares, siendo de especial intensidad en Navarra; y el episodio de los días 25-27 de agosto en que las precipitaciones afectaron a gran parte del área peninsular y Baleares, y fueron de gran intensidad localmente al sur de Madrid, suroeste de Zaragoza y sur de Mallorca.

De nuevo, el tercer año más seco del siglo

Este verano ha continuado la tendencia del actual año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre de 2018 y termina el próximo 30 de septiembre, manteniendo cifras muy similares a las registradas en la pasada primavera. Desde entonces, en el conjunto de España se han acumulado un total de 521 litros por metro cuadrado en el conjunto de España hasta el 10 de septiembre, valor que queda un 15% por debajo del valor promedio del período de referencia 1981-2010.

Con las lluvias registradas en los últimos doce meses (desde el 1 de septiembre de 2018 hasta el 31 de agosto de 2019) se puede hablar de sequía meteorológica para ese período en buena parte de la mitad occidental peninsular, en una franja que abarca áreas de Galicia, Cantabria, oeste del País Vasco, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, norte y oeste de Andalucía, buena parte de Mallorca y puntos de las islas Canarias occidentales. La sequía meteorológica es más intensa en el oeste de Badajoz, sur de Castilla y León, oeste de la Comunidad de Madrid, extremo oriental de Cáceres y áreas del noroeste de Castilla-La Mancha.

Un verano marcado por las olas de calor

En lo que se refiere a las temperaturas, el pasado verano climatológico ha resultado ser muy cálido, con una temperatura media de 23,8ºC. Este valor es superior en 0,8ºC al promedio del período de referencia 1981-2010 y lo convierte en el décimo verano más cálido desde 1965. Ha sido el quinto verano consecutivo con temperaturas por encima de la media, y hay que destacar que en la presente década se han registrado cinco de los diez veranos más cálidos desde 1965. Nueve de esos diez veranos más cálidos han tenido lugar en el siglo XXI.

Pero si algo ha caracterizado a este pasado verano han sido sus episodios cálidos, en concreto sus olas de calor, de las que destacamos dos. La que tuvo lugar entre el 26 de junio y el 1 de julio fue muy significativa, especialmente en el centro y nordeste peninsular. La masa de aire que la provocó fue la más cálida que ha afectado a España en 40 años y cinco estaciones de la red principal de AEMET batieron el récord de temperatura máxima absoluta, con la particularidad de hacerlo en el mes de junio y no en julio y agosto, los meses estadísticamente más cálidos.

Un estudio realizado por AEMET reveló que las olas de calor en junio son ahora diez veces más probables que en la década de los 80 y 90 del siglo pasado. Uno de los observatorios más significativos en batir su récord fue el del Retiro, en Madrid, con casi un siglo de serie, y en el que los 40,7ºC del día 28 superaron en una décima el récord anterior, registrado en agosto de 2012. En algunos puntos del nordeste peninsular, además, se superaron los 43ºC.

Durante la segunda ola de calor, registrada entre los días 20 y 25 de julio, destaca el récord de temperatura máxima medido en el Observatorio de San Sebastián (Igeldo), con datos desde 1928, y donde los 39ºC del día 23 superaron por cuatro décimas el récord anterior, correspondiente al histórico verano de 2003.

‘Noches tórridas’

A lo largo del último trimestre veraniego también se han producido efemérides de temperaturas mínimas más altas, destacando en este sentido los casi 27ºC de temperatura mínima registrados en Murcia-Alcantarilla, los 26,6ºC de Valencia-Aeropuerto, o los 25,9ºC de Segovia, entre otros. Hablamos, pues, de «noches tórridas» (mínima igual o superior a 25 ºC) no solo en zonas litorales y prelitorales, sino también en zonas altas del interior (Segovia se encuentra a unos 1.000 metros de altitud).

Más allá de nuestras fronteras durante estos meses se han batido innumerables récords, casi todos ellos muy vinculados al calentamiento global. Así, junio, julio y agosto de 2019 han sido declarados el junio y el julio y el segundo agosto más cálidos del planeta desde que hay registros, es decir, desde 1880. Nueve de los diez junios más cálidos en la Tierra han ocurrido en esta última década mientras que los cinco julios y agostos más cálidos del planeta han ocurrido en los últimos 5 años.

Las temperaturas en Europa también fueron de récord: junio de 2019 ha sido el junio más cálido no solo del continente en media sino también en Alemania, Austria y Hungría. En Francia, la ola de calor del 23 al 30 de junio generó un nuevo récord nacional absoluto de temperatura, de 45,9ºC en Gallargues-le-Montueux. Según MétéoFrance, durante este episodio de calor, el 60% de sus estaciones meteorológicas igualaron/excedieron su récord mensual de temperaturas máximas y el 23% marcaron máximos de la serie.

En julio, la ola de calor de finales de mes de nuevo batió marcas en el viejo continente. Así, el 25 de julio de 2019 pasará a la historia al registrarse la temperatura más alta jamás medida en Alemania con 42,6ºC y Holanda con 40,7ºC.

Finalmente, hay que destacar que la extensión de hielo marino del planeta fue la menor para un mes de junio y para un mes de julio desde que ésta se monitoriza por satélite, en 1979.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *