Recomendaciones de la OCDE para mejorar el éxito escolar en Canarias

Para el Gobierno de Canarias y los creadores del informe ‘Orientaciones de Pisa para Canarias’, algunas de las propuestas indicadas son de difícil materialización.

Hoy se ha presentado el informe “Orientaciones de PISA para Canarias“, de los cinco expertos de la OCDE que visitaron las Islas durante diez días en junio de 2011 para evaluar y analizar la realidad de la Educación en las islas.

La Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias ha informado que está poniendo en marcha desde el inicio de la actual Legislatura multitud de acciones, muchas de las cuales coinciden con las recomendaciones incluidas en el estudio presentado al Gobierno autonómico.

No obstante, también hay una serie de sugerencias en el informe que en opinión de los responsables de la Consejería, e incluso en algunos casos de los propios redactores del informe, son de difícil encaje, ya que dependen de la política nacional, necesitan del consenso de toda la comunidad educativa o se encuentran con el obstáculo de la crisis económica actual.

El documento, presentado hoy por el director del Instituto Canario de Evaluación y Calidad Educativa, José Moya, y por los responsables de la elaboración del informe, Mihaylo Milovanovitch -director del programa para la Cooperación con Países No Miembros en la OCDE y coordinador del equipo encargado del estudio-, Caroline Macready -relatora del equipo que elaboró el informe para Canarias- e Ian Whitman -responsable del Programa de Cooperación con Países No Miembros, de la Dirección de Educación de la OCDE-.

Acciones en marcha

Entre las acciones que la Consejería ha venido implantando desde que se inició la nueva Legislatura y que se recogen también en ‘Orientaciones de PISA para Canarias‘, destacan la de impulsar la autonomía de los centros docentes, especialmente en relación con la gestión más eficaz de los recursos materiales y humanos.

Mantener un diálogo fluido y explicar las políticas educativas por parte de la Consejería a la comunidad educativa es otra de las sugerencias de la OCDE. Además, también se han hecho avances en cuanto al establecimiento de criterios de evaluación estandarizados para el alumnado en los centros educativos, así como de los procesos de autoevaluación y análisis de dichos centros, aspectos que también apunta el informe.

Asimismo, hace meses que la Consejería trabaja en la actualización de los programas de formación del profesorado. En este sentido, el documento de la OCDE indica que los mismos deberían incidir en las capacidades básicas y detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales, entre otros, para mejorar los estándares escolares en Canarias.

Iniciativas en proceso

En cuanto a las iniciativas incluidas en el programa de la Consejería en cuyo desarrollo se está trabajando o se empezará a trabajar en breve, se apuntan la de promover la evaluación y seguimiento de los programas educativos que se activen en los centros educativos, así como poner en marcha medidas para reducir el porcentaje de las repeticiones de los cursos, sobre lo que la OCDE apunta que las repeticiones de cursos académicos por los alumnos “son contraproducentes”.

Otro de los puntos destacados del informe señala la necesidad de establecer relaciones laborales más estrechas entre las facultades de educación de las universidades y el sistema educativo, incluyendo la formación continua y la investigación educativa.

Respecto a la Inspección Educativa, la Consejería está desarrollando medidas para reforzar su papel como instrumento de apoyo a los centros, lo que también está en consonancia con la OCDE, que apunta que “la Inspección debería tener un rol más destacado, brindando mayor apoyo práctico a los centros y en rendición de cuentas externa”.

Limitaciones

Según la Consejería, el informe de la OCDE incluye también otro paquete de recomendaciones que exceden, en su mayoría, la competencia del Gobierno canario y dependen del Ejecutivo central. Entre ellas, por ejemplo, se encuentra la sugerencia de dotar a los centros docentes de autonomía para seleccionar a su profesorado y asignarles clases, asignaturas, tareas particulares e, incluso, pedir su cese si no rinde, ni realiza cursos de formación, así como proponer sus ascensos a puestos intermedios.

En la misma línea de responsabilidad estatal, el informe indica la conveniencia de modificar las escalas salariales de los docentes y relacionar los incentivos con los resultados.

Otros aspectos, que sí forman parte de las competencias autonómicas, sin embargo, “se encuentran con un panorama que no es especialmente favorable, sobre todo en el ámbito económico debido a la crisis mundial, o requieren de un amplio consenso, incluso en su posible planteamiento como propuesta”, como es el caso, por ejemplo, de la revisión de la jornada escolar y el período vacacional, afirman desde el Gobierno de Canarias.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.