Rebajas de continuidad

La actual situación económica obliga a los comercios a reducir sus precios en unas rebajas que, a pesar de haber comenzado ayer, no son más que un nuevo impulso a una larga temporada en la que se han visto obligados a reducir sus precios.

 

Las rebajas de verano son uno de los mejores reclamos para recuperarse de la bajada de las ventas y rescatar la atención del consumidor. Sin embargo este año han llegado más como el desencadenante de toda una etapa en la que los precios se han visto obligados a bajar paulatinamente debido a la crisis económica y, consecuentemente, al descenso del consumo. El Archipiélago comenzó ayer la campaña estival con recortes de hasta el 70%, si bien la media general de descuentos –fundamentalmente en calzado y textil- se sitúa en torno al 50%. La primera jornada de ventas parece haber sido exitosa, según confirman los propietarios de pequeños negocios en las zonas comerciales, aunque siempre a la sombra de las grandes empresas, que pueden permitirse una oferta mayor. Habrá que confirmar estos resultados a finales de agosto, cuando terminen las rebajas y los precios vuelvan a ser los habituales.

 

 

 

 

{backbutton}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *