Rajoy es un buen registrador

La decisión de salvar Bankia “con el dinero que haga falta”, la de incrementar el IRPF, efectivo  a corto plazo, pero muy negativo a largo, la disminución del gasto con pañales, la salvación de las autonomías (sin déficit) previa inyección de fondos vía transferencias, y la negativa de reforma de calado en las Comunidades Autónomas, hacen de Rajoy un buen registrador de la propiedad en Santa Pola, pero no el Presidente del Gobierno que este país en este momento necesita.

Para colofón, la  orden de 31 de Mayo por el que entre otras medidas se dispone de una declaración tributaria especial para contribuyentes del IRPF, de impuesto sobre sociedades o sobre  impuesto sobre la renta de no residentes que sean titulares de los bienes y derechos cuya titularidad se corresponde con rentas no declaradas”, lo que se entiende como amnistía fiscal. En menos tiempo ¿hay quien de más? Rajoy, debe irse cuanto antes. Ya se decía en la época en que Zapatero le ganó las elecciones por la tragedia de los trenes, que Rajoy sería un buen Presidente pero un mal candidato. Yo nunca pensé que fuera un buen Presidente, a no ser que nunca ocurriera nada, es decir todo el mundo acostado, noche perpetua y por favor, no hacer ningún ruido.

Como eso en este mundo convulso es imposible, estoy convencido de que puede ser un buen Registrador de la Propiedad (Santa Pola, creo que es su destino) pero, por favor no continúe.

Ahora es necesario alguien que tenga las ideas claras y no titubee, que no se enfrente a la Unión Europea diciendo que su país es soberano y a continuación se ponga de rodillas para pedir dinero, que no sepa cual es la deuda de Bankia, que salga diciendo que no importa la deuda porque toda ella será pagada. ¿Pero este hombre esta bien de la cabeza?

Bankia, con la lógica de  Rato, que nunca debió ser Presidente de ninguna Caja después del fiasco del FMI, aquí tiene razón, si se inyecta todo el dinero necesario se podría obtener beneficios el próximo año. Pero ¿porque a las demás Cajas no? Sencillamente porque no hay dinero suficiente y el que hay los alemanes no lo quieren prestar de cualquier manera.

El problema de nuestro país ahora es de volver a la dimensión de la que nunca debimos salir: el estado del bienestar debe volver a su verdadera dimensión. No podemos pagar ni la sanidad(tratamientos  y operaciones gratuitas “urbi et orbe”)  ni la educación (títulos que tienen menos de diez alumnos por aula pero multitud de facultades y con becas para los que saquen como mínimo 5,5.¡ Que tiempos en los que era necesario sacar al menos notable¡. Tiempos en los que se premiaba  el esfuerzo y la capacidad y que deben volver).

Las Comunidades Autónomas deben servir para gestionar los recursos que el Estado le transfiera pero no para legislar.

La duplicidad de los órganos autonómicos debe desaparecer en cuanto haya uno estatal con las mismas funciones.

El sistema financiero en lo relativo a las fusiones de Cajas que se han mutado en bancos es otro problema de redimensionamiento,  no es posible aumentar su capital, sino asegurar los depósitos, provisionar según la Ley, adecuar los activos al mercado, reducir en lo posible la morosidad de sus prestamos y considerar su nueva dimensión, menor que la actual. Lo  contario es absurdo, no se puede tener sucursales en cada esquina, empleados que sobran a cientos. Reducir la dimensión de la Cajas, esta es la receta  que vale para el resto del sector económico. En algunos casos incluso, es más lógica su liquidación.

La reducción de gasto en las CC.AA y el redimensionamiento del estado (eliminación del Cupo vasco y del Convenio navarro, última huella de las guerras carlistas y dádiva absurda de Cánovas del Castillo volviendo al Régimen General) es otra   reforma imprescindible. El Estado debe recuperar las competencias de Sanidad, Justicia e Interior(no puede haber duplicación de policías).

En Defensa debe desaparecer la Unidad Militar de Emergencia (UME) que está absorbiendo todo el presupuesto de Defensa solo para apagar incendios, y mandada por  un Teniente General, nada menos, cuando eso lo puede realizar la Dirección General de Protección Civil.

La Guardia Civil, no es un ejército y no debe tener mandos de cuatro estrellas ni tantos generales .Zapatero duplicó su número, en la actualidad son 34: 4 Tenientes Generales, 8 generales de División y 22 Generales de Brigada).

La reducción de Ayuntamientos, y Diputaciones provinciales con excepción de los Cabildos insulares, junto a lade empresas públicas, fundaciones públicas y consorcios,  es imprescindible para  el saneamiento de las subvenciones públicas.

La financiación de los partidos políticos, y sindicatos de empresarios y trabajadores solamente por sus cuotas es una exigencia actual en Europa.

Los gastos de embajadas de las CC.AA, gastos identitarios, televisiones,Senado (traductores),aunque considerado siempre como “el chocolate del loro” sin embargo conllevan  en su eliminación un gran valor ejemplarizante digno de ser tenido en cuenta.

Recordemos que en necesario cerca de 400.000 millones para rescatarnos y posiblemente 90.000 millones para la banca si se quiere dimensionar su antigua capacidad, lo cual es absurdo.

El F.M.I. solo tiene preparado 300.000 millones.

Pero por favor, ciudadanos de Santa Pola, reclamen a su Registrador. En la Moncloa no se necesita y entonces podrá decir la gansada de que la selección nos subirá la moral, un registrador lo puede decir, pero no un Presidente del Gobierno a no ser que sea “boludo”.

Pero para todo esto,recordemos la historia de doña Aldonza Briones relatada en la Venganza de Don Mendo Salazar, Marqués de Cabra, de D. Pedro Muñoz Seca, en respuesta de  los infanzones ante el ataque de los cuatro hermanos Quiñones:  “pobres locos,para asaltar torreones, cuatro quiñones son pocos, hacen falta más… quiñones”.

José Manuel Adán Carmona

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.