Ráfagas de viento de más de 100 kilómetros por hora

El oeste de La Palma ha sido la zona más castigada por el viento.

La alerta naranja decretada ayer por la Agencia Estatal de Meteorología -AEMET- en prácticamente la totalidad de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y las cumbres de Gran Canaria, se hizo notar.

Según datos de la AEMET, durante la jornada del viernes se registraron rachas de viento superiores a los 100 kilómetros por hora que, si bien no produjeron ningún daño personal, sí que dejaron tras de sí una huella de numerosas incidencias materiales.

El oeste de La Palma y, en particular, el Valle de Aridane, ha sido una de las zonas más azotadas por el viento. Muros de fincas, invernaderos y plantaciones de plátanos cedieron ante la intensidad del aire que soplaba en la zona que en algunos puntos destruyó parte del mobiliario urbano y llegó a derribar algún poste de la luz.

Consecuencias similares tuvo el viento en Santiago del Teide y en Tejina -Tenerife-, donde además de desprendimientos de ramas, chapas y barandillas, hubo incluso rotura de cristales en varios complejos hoteleros de la zona de Granadilla. En Tejina, en concreto, el colegio público perdió parte de su techo, obligando a suspender las clases.

Otras incidencias de menor gravedad se produjeron también en La Gomera y El Hierro, donde fue necesario cortar el tráfico en determinadas vías como medida de precaución. Mientras tanto, en Gran Canaria se registraban las rachas de viento más intensas del Archipiélago, con velocidades de hasta 113 kilómetros por hora en las cumbres insulares.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.