Nuevo brote de racismo-xenofobia en las redes sociales

redes socialesEn las últimas semanas las redes sociales han sido invadidas por multitud de vídeos, fotografías, montajes o comentarios de claro tinte racista-xenófobo

Vídeos con manteros golpeando a turistas, inmigrantes ilegales inundando las costas españolas, robos en el metro, atentados terroristas… A todos estos contenidos hay que sumar los comentarios de youtubers espontáneos que explican el peligro que nos acecha.

Ya no hace falta usar el “yo no soy racista, pero …”. Ya se puede decir claramente “no soporto a los moros”, el “vienen a ensuciar”, “traen delincuencia”, “nos quitan el trabajo” o el último y más usado “yo me mato a currar y estos viven aquí como reyes”. Estadísticas de bar.

Sin profundizar demasiado en el asunto, se podría decir que de cada cinco publicaciones que vemos en el muro de Facebook, hay una que denuncia la llegada de inmigrantes ilegales como el principal problema de nuestro país. Una amenaza frente la que hay que tener mucho miedo. Nada nuevo.

Creo que nos tenemos que remontar a la polémica generada en relación al buque Aquarius para encontrar el epicentro de este viejo problema. El poco acierto de la mal llamada izquierda española, liderada por un reluciente Pedro Sánchez, se ha topado con el oportunismo político de la derecha de Pablo Casado. Ya tenemos debate en la tele. Pero se ha trasladado al comedor, al bar y a las redes sociales.

Y es que cada cierto tiempo se nos empuja a decir lo que creemos que pensamos, a desnudarnos en la red. A ponernos en un lado o en otro. Si no opinas estás fuera. Algo tienes que decir. Y normalmente cuando decimos las cosas sin pensar salen barbaridades de nuestra boca.

Nos utilizan para alcanzar sus metas y no nos damos cuenta. Relacionan nuestros problemas buscando un origen. Pero no uno real, sino aquél que les permite sacar rédito electoral o económico. Un sillón en el Congreso o cien mil visitas más en la web.

Subida de impuestos, precariedad salarial, pensiones indignas, precios por las nubes… Lo más fácil es echarle la culpa a los extranjeros y si son pobres mejor. Porque hay clases y clases. Y aquellos que vienen por el aeropuerto se presuponen “buenos inmigrantes”. Porque los que vienen de Suiza, Alemania o Reino Unido, con independencia de sus objetivos, de su propósito o de su comportamiento, son los inmigrantes que generan riqueza.

No podemos olvidar que ha sido el hombre blanco, el de países desarrollados, el que en la historia contemporánea ha generado más guerra y destrucción  que cualquier otra raza. Los dirigentes de las grandes empresas que no pagan impuestos y los directivos de los grandes bancos rescatados también son blancos.

También nos olvidamos de las migraciones a Venezuela, Cuba, Francia o Portugal. ¿No hace mucho de eso verdad? Eramos nosotros los desgraciados que llegaban a sus costas. “Ah, pero nosotros lo hacíamos bien. No nos metíamos con nadie”. Y seguimos generalizando, en un mundo maniqueísta en el que eres bueno o malo. O lo que es lo mismo, blanco o negro, cristiano o “moro”.

Pero no se alarmen. Esto también pasará. Y para fortuna de todos, ya empieza la Liga.

 

 

Francisco Huesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.