Punto final de un engaño millonario

Mascarilla gripe ALa noticia de que la pandemia de la temida gripe H1N1 se da por concluida ha despertado nuevas dudas acerca de la alarmante situación que vivíamos hace apenas un año y que finalmente parece haberse disipado a golpe de vacunas, y de billetes.

Sin duda la noticia de los últimos días es que finalmente la Organización Mundial de la Salud ha decretado el final de la pandemia de la Gripe A. Sin embargo, antes de que se hiciera pública esta información, ya circulaba por los círculos mediáticos alternativos la noticia -en cualquier caso siempre sospechada por los más incrédulos- de que aquí siempre ha habido gato encerrado. Y así lo confirmaba un estudio de publicado por el British Medical Junior, una revista médica de referencia en la que se detallaban las relaciones financieras existentes entre los expertos que elaboran los informes para la OMS y las empresas farmacéuticas que comercializan la panacea en estos momentos de alarma generalizada.

En cualquier caso, y por encima de las opiniones de este ciudadano de a pie, las cifras hablan por sí solas. Los informes redactados por este grupo de expertos instaron a los gobiernos de todo el planeta a acumular medicamentos contra la pandemia por un valor que alcanzó casi los 5.000 millones de euros. Por si eso no fuera suficientemente sospechoso -¿alguien tiene la menor idea de qué se hará ahora con todos esos medicamentos?- hay que tener en cuenta el hecho de que los 16 miembros que conformaban el gabinete de emergencia encargado de asesorar a la directora de la OMS, Margaret Chan, se han mantenido en secreto hasta el día de hoy, al parecer para evitar precisamente esas presiones de las industrias farmacéuticas, o tal vez -si pertenece usted al grupo de los desconfiados- para ocultar esos nexos ya existentes entre los que decidieron cuáles debían ser los protocolos de actuación frente a la gripe y los que pusieron a sus disposición las “herramientas” para llevarlos a cabo: Tamiflu y Relenza.

Pero a día de hoy, cuando la OMS decide retirar la alerta de pandemia, aún quedan muchas incógnitas pendientes acerca de la verdadera efectividad de esos medicamentos, del número real de muertes que deja tras de sí la que en su momento fue denominada “la pandemia del siglo XXI”, de los millones invertidos por los gobiernos en acumular un arsenal de vacunas contra la gripe, del papel que desempeña la OMS como organización o como empresa… Pero una vez más los “malpensados” nos quedaremos con todas estas dudas. Finaliza la pandemia de la Gripe A, pero nos han demostrado que el terreno queda listo para sembrar futuras alarmas.

Vagabundo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.