Problemas graves en Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona

Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona

Juzgados de Arona

Intersindical Canaria critica la desorganización y la elevada carga de trabajo que soportan los trabajadores

Intersindical Canaria denuncia los graves problemas que continúan padeciendo los funcionarios del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona, «una situación insostenible que el Gobierno canario continúa sin resolver y que se remontan a seis años atrás».

Tras una denuncia a la Inspección de Trabajo, se realizó la evaluación de riesgos laborales y psicosociales, donde se reflejan la existencia de problemas graves, entre la que se destacan:

  • Carga de trabajo elevada; no se cubren las bajas o se tarda en sustituirlas; retrasos por una inadecuada organización; ritmo elevado donde no se reconoce el derecho a las compensaciones horarias.
  • Desorganización en la asignación de funciones; cambio continuos de plantilla, teniendo la mayoría del personal la condición de interino.

El sindicato explica que el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona es uno de los juzgados con más carga de trabajo del Estado, que se solventa la mayoría de los días con el sobreesfuerzo de los funcionarios que trabajan en este órgano. Además, existe una marcada carencia de medios y de recursos que se dedican por parte de la Administración pública.

«Esta situación impide la conciliación de la vida laboral y familiar, debido a que los trabajadores saben cuándo comienza la jornada, pero no cuando finalizan, sin que los responsables busquen soluciones», aseguran.

«Mientras el nuevo Gobierno de Canarias insiste en que institucionalmente actuará en la creación, dotación y consolidación de mecanismos de asistencia ante las situaciones de violencia, desarrollando estrategias preventivas, al igual que los ejecutivos anteriores no toma medida alguna  para solucionar la situación que se vive en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona».

El verdadero problema del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona

Intersindical Canaria recuerda que «es el juzgado la última instancia a la que acude la mujer víctima de violencia, cuando la situación se hace insostenible, cercenando  la capacidad de respuesta de la justicia que al no tener en cuenta que la acumulación de asuntos, la carga de trabajo y las jornadas maratonianas, repercuten en la celeridad con que se resuelven  los procedimientos».

Finalmente, desde el sindicato insisten en la necesidad de que se tomen medidas urgentes para solucionar «la grave situación» que vienen padeciendo las funcionarias y funcionarios del Juzgado de Violencia de Arona.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.