Primera víctima mortal del 1-F

La autopsia ha revelado que el cadáver encontrado hace unos días en la dársena pesquera de Santa Cruz tenía barro en sus pulmones.

Se trata de un hombre de 41 años que solía pernoctar en una de las cuevas del barranco de Santos. Su cadáver apareció el pasado 8 de febrero en el dique de Los Llanos, sin síntomas aparentes de violencia física. Comenzaba entonces el trabajo de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife, encargada de lograr la identificación de cadáver. Tras cotejar diferentes datos se ha sabido que se trataba de C.J.M.M., un ciudadano sin domicilio que según han constatados varios vecinos de la zona, pernoctaba en una cueva del barranco de Santos. El descubrimiento de barro en los pulmones de la víctima y su avanzado estado de descomposición, hacen pensar que pudo fallecer como consecuencia de las recientes riadas.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.