Presuntas irregularidades en el ITER por valor de 12 millones

ITER

Ricardo Melchior, presidente del Cabildo de Tenerife desde 1999 hasta 2013.

Ciudadanos denuncia actuaciones irregulares que podrían haber producido un daño económico en el patrimonio de la empresa pública del Cabildo de Tenerife

“Se ha trasladado a la Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife un informe con una serie de irregularidades detectadas en la empresa pública ITER por un importe de 12.000.000 de euros”. Así lo ha manifestado el vicepresidente  y consejero de Ciudadanos (Cs) en el Cabildo de Tenerife, Enrique Arriaga, en una comparecencia entre los medios tras un consejero extraordinario de dicha empresa.

Al respecto, Arriaga ha explicado que “el pasado jueves 4 de marzo se presentó este informe para poner dichas irregularidades en conocimiento de la Fiscalía”, ya que “podría tratarse de un supuesto caso de malversación”, y ha señalado que “se ha informado de esta situación al consejo de administración del ITER”.

En concreto, “se trata de una serie de actuaciones irregulares que pudiesen haber producido un daño económico en el patrimonio de la empresa pública”, cuya titularidad corresponde casi íntegramente al Cabildo de Tenerife, y “cuyas pérdidas podrían ser superiores a 12.000.000 de euros”, ha declarado.

Irregularidades en el ITER

“El informe está sobre todo orientado a una sociedad creada que se llamaba Napwaci”, la cual “entre el año 2007 y el 2011 llevó a cabo una serie de operaciones que podrían haber generado estas pérdidas”, ha afirmado el vicepresidente. En este sentido, ha explicado que “la empresa no tenía mucha viabilidad económica y por parte del Cabildo, a través del ITER, se le fue inyectando dinero de forma constante”.

En medio de todo, la empresa compra en el año 2007 parte de los terrenos de Geneto para la construcción de un NAP y que, posteriormente, en el año 2012 pone a la venta”. No obstante, “lo más curioso es la adquisición por parte del ITER del proyecto de construcción de Napwaci por un valor de 4.000.000 de euros”, cuando la realidad es que “el proyecto ya estaba construido y en funcionamiento tres meses antes de haberse hecho esa compra por 250.000 euros”, es decir, “una cuantía mucho menor”.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.