Admitida la prestación por maternidad en el caso de gestación subrogada

prestación por maternidad

Admitida la prestación por maternidad en el caso de gestación subrogada

EL TSJC reconoce el interés de la menor y da la razón al matrimonio homosexual que slicitó dicha prestación en el INSS

En tanto que la gestación subrogada es una figura prohibida en nuestro país, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) se negó a conceder la prestación por maternidad a un matrimonio homosexual que así lo había solicitado tras haber inscrito en el registro a una menor nacida en San Francisco, previo contrato de gestación por sustitución, figura jurídica regulada y válida en el Estado de California.

Ante la negativa del INSS, el matrimonio decidió presentar una demanda y finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Canarias se ha pronunciado reconociendo los derechos del matrimonio a las prestaciones reclamadas, primando el interés superior de la menor y la inscripción registral válida de la misma que no fue impugnada.

Una laguna legal permite el acceso a la prestación por maternidad en el caso de gestación subrogada

La Ley General de la Seguridad Social no da una definición de qué se entiende por maternidad, lo que obliga a remitirnos al concepto general de estado o cualidad de madre, que no exige ineludiblemente el previo hecho del parto de esa madre.

La adopción de un lado y sobre todo, el acogimiento en sus dos modalidades reguladas (temporal o permanente), son figuras protegidas y tributarias de la prestación de maternidad que evidencian como la citada prestación tiene como finalidad, además de la protección de la madre, también y de forma prevalente, la del interés superior del menor, que debe llevar a respetar su derecho a disfrutar plenamente de su vida familiar y privada, siendo ello un principio de orden público que debe inspirar las decisiones judiciales que afecten a menores, como es el caso, tal y como se establece en el texto de la Convención de los derechos del Niño de las Naciones Unidas de 20 de noviembre de 1989 .

Desde el precepto regulador de la prestación por maternidad maternidad, y en la medida que el demandante y su pareja no han acudido a la adopción o al acogimiento (art. 133 bis LGSS) para establecer la relación familiar con su hija, podría entenderse, en principio, que no les resulta de aplicación el régimen que pretende atribuirse; pero ello, en virtud del citado interés superior de la menor se salva acudiendo a la aplicación analógica y extensiva del precepto analizado, al entender que la posición del demandante es similar a la que, también como progenitores, ocupan aquéllos que se hallan en supuestos de adopción o acogimiento familiar y cubriendo de igual manera la finalidad de protección de la menor, porque aunque la maternidad derivada de la condición de progenitor inscrito como tal en el Registro Civil y en virtud de una gestación subrogada no está contemplada en la LGSS, los supuestos guardan semejanza, en tanto en cuanto la posición que ocupan los progenitores en uno y otro caso respecto del nacido, adoptado o acogido es la misma en el marco de las relaciones laborales y familiares en las que están inmersos.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.