Preikestolen

PreikestolenEl púlpito de la naturaleza.

Alrededor de cuatro horas de camino hacen falta para completar la visita a este paraje situado en la región noruega de Rogaland. Se trata de un mirador privilegiado con vistas sobre el fiordo Lyse, en Ryfylke.

Las guaguas se acumulan en la base de la montaña –sobre todo durante el verano- y más de 80.000 turistas visitan ‘El púlpito’ a lo largo del año. Y es que eso es precisamente lo que significa Preikestolen: ‘púlpito’.

Como se suele decir, “el que algo quiere, algo le cuesta”, y la excursión hasta lo más alto de esta roca es un claro ejemplo de ello. El terreno es complicado y son más de dos horas de subida con constantes cambios de pendiente –algunos extremadamente acusados-, que ponen a prueba las condiciones físicas de los visitantes.

La superficie de esta formación rocosa es de unos 625 metros cuadrados por lo que, a pesar de la afluencia de turistas, hay espacio para todos los ‘aventureros’. Desde lo más alto de la meseta se obtienen unas vistas únicas sobre Lysefjord, ‘El fiordo de la luz’ y lo más impresionante de todo es que en este mirador natural no existe ninguna barandilla de protección. Así pues, los visitantes pueden acercarse hasta el límite de la roca y arrodillarse o tumbarse sobre la piedra para asomar la cabeza y dejarse embriagar por los más de 600 metros que lo separan del suelo.

Cada año se realizan mediciones de este saliente rocoso y, aunque no existen variaciones significativas, existe la posibilidad de que dentro de cientos de años ‘El púlpito’ termine cediendo y cayendo a las aguas del Lysefjord.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.